La ONU decide intervenir militarmente en Libia

En un claro gesto de intervención imperialista, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha aprobado una resolución que permite el uso de la fuerza para imponer una zona de exclusión aérea sobre Libia y paraproveer asistencia y protección a la población civil de ese país. El mismo Consejo de Seguridad que jamás tomó esta iniciativa contra el sionismo que año tras año bombardea y masacra al pueblo palestino, ahora se apura -desesperados por quedarse con el petróleo libio gracias a la excusa que les ha dado su ex amigo Gadafi- para declarar su apoyo a un grupo de rebeldes monárquicos (los del Consejo de Transición), que no representan ni por asomo al pueblo libio descontento con su gobierno.

El texto de la ONU aceptado por la mayoría del máximo órgano ejecutivo de la ONU sirve de base para un ataque militar sobre el territorio controlado por Muamar Gadafi y sobrelas fuerzas que le apoyan y sus medios de defensa, lo que podría ocurrir deforma inminente. En Bengasi, la ciudad cercada por las tropas de Gadafiy a la espera de ser “salvada” por la comunidad internacional, se ha celebrado la votación con vítores de centenares de libios que se han reunido frente a lasede del Consejo Nacional de Transición libio.

La resolución, que “autoriza a losestados miembros a tomar todas las medidas necesarias” para impedir elvuelo de los aviones de Gadafi y asistir a los civiles, ha sido respaldado por10 votos a favor y cinco abstenciones, las de dos países con derecho de vetoque no lo usaron , Rusia y China, más las de Alemania, India y vergonzosamente la de Brasil, que debería haber votado en contra si la Cancillería de Itamaratí tuviera algo de dignidad.

Colombia, por supuesto, votó a favor de sus tutores norteamericanos y europeos

Un portavoz del Pentágono manifesto queEstados Unidos dispone ya de recursos militares en el Mediterráneo como paraactuar de inmediato, lo que aún podría permitir retrasar o abortar el intentode las tropas de Gadafi de apoderarse de la ciudad deBengasi, bastión de los rebeldes desde el comienzo de estealzamiento. También Francia parece preparar acciones rápidas. El ministro de Asuntos Exteriores francés, Alain Juppé, queha participado personalmente en los debates del Consejo de Seguridad en Nueva York, ha declarado en la reunión que sería necesario responder “encuestión de días o de horas porque la situación en Bengasi no admitedemora”.

“Incluso si esta resolución llegase demasiadotarde como para impedir la caída de Bengasi, la segunda mayor ciudad de Libia,puede servir aún para debilitar enormemente la maquinaria militar del régimen libio y permitir a los rebeldes libios recuperar recursos y territorio”, dijo un diplomatico norteamericano.

Libia ha tardado poco más de una hora enreaccionar. El viceministro de Asuntos Exteriores Khaled Kaaim ha asegurado quela decisión adoptada por la ONU es una amenaza para la seguridad del país yconstituye una llamada para que los “libios se maten entre ellos”. Enel lado contrario, el jefe militar de los rebeldes libios, Abdelfatah Yunes-que era ministro de Interior del régimen libio y dimitió para sumarse a larebelión-, ha expresado su agradecimiento a la comunidad internacional mientrasha pedido que la exclusión aérea se aplique sólo a las zonas bajo control delas fuerzas de Muamar el Gadafi.

EEUU es el país líder de la OTAN, pero se resiste esta vez a asumir el papelde principal o único protagonista. Aterrorizado por el riesgo de verse envueltoen otra guerra en un país árabe, el Gobierno norteamericano ha dejado claro enlos últimos días que considera que esta misión debería ser cumplida, principalmente,por los países vecinos, es decir por los europeos y los árabes, que son tambiénlos que más intereses inmediatos tienen en Libia.

Francia, el Reino Unido, Egipto, EmiratosÁrabes o Qatar, entre otros, debían ser, por tanto, los países que cargasen conla principal responsabilidad militar que se desprende de la resolucióndiscutida esta noche. Tanto la OTAN como la Liga Árabe y el Consejo de Países del Golfo han dadosu respaldo a la imposición de una zona de exclusión aérea, por loque se entiende que todos sus miembros están autorizados a utilizar la fuerzapara hacerla cumplir. Mientras tanto, la Unión Africana, país al que perteneceLibia, se ha manifestado contra toda intervención extranjera y aboga por que elconflicto se resuelva en paz y entre los libios.

Un funcionario del Departamento de Defensa yanquiha adelantado que se han elaborado planes militares que incluyen acciones”más agresivas que la mera demostración de fuerza”. Aunque no añadiódetalles, esas acciones podrían abarcan desde el disparo de misiles de crucerodesde barcos hasta el bombardeo de aviones sobre los sistemas de defensaantiaérea y las concentraciones de tropas libias. Gadafi posee modernos equiposde misiles tierra-aire de fabricación rusa que serían objetivo prioritario deun ataque extranjero. Asimismo, entre los potenciales blancos de unaintervención se encuentran las unidades de tanques y la artillería que hancastigado a las fuerzas rebeldes en los días anteriores.

Algunos ataques pueden realizarse desde las navesde Estados Unidos y de la OTAN en el Mediterráneo. Para otros se requerirá eluso de las bases de esa organización en el sur de Europa. Expertos militaresnorteamericanos han especulado en el pasado con el gran valor estratégico queen esta coyuntura podrían tener las bases norteamericanas en España. Italia haanunciado tras la decisión de la ONU que está dispuesta a ceder el uso de susbases militares para apoyar las acciones derivadas de establecer una zona deexclusión aérea sobre Libia, según ha informado una fuente del Gobiernoitaliano a Reuters. La base de Sigonella, ubicada en la isla de Sicilia, es unade las más próximas a Libia, por lo que podría ser de gran utilidad.Actualmente forma parte de la logística de las operaciones realizadas por laSexta Flota de Estados Unidos.

Frente a esta acción injerencista y colonialista, es imprescindible levantar bien alto la voz en contra de la invasión y el ataque militar occidental. No se trata de defender a Gadafi y sus tropelias, sino de exigir que los problemas internos de los libios los tienen que resolver los libios, sin padrinazgos bélicos extranjeros de ningún tipo.

EEUU coordina acciones tras resolución para atacar Libia

El país africano podría frenar ataques contra rebeldes si se le presenta un plan viable

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS (17/MAR/2011).- El presidente Barack Obama llamó a los líderes de Francia y Gran Bretaña para coordinar la estrategia en Libia, tras la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que autorizó el uso de la fuerza contra las tropas de Muamar Gadhafi, informó la Casa Blanca este jueves.

Obama habló con el presidente francés Nicolas Sarkozy y el primer ministro británico, David Cameron, después de que el Consejo de Seguridad aprobara el establecimiento de una zona de exclusión aérea en Libia y autorizara “todas las medidas necesarias” para proteger áreas civiles.

“Los líderes acordaron que Libia debe cumplir de inmediato todos los términos de la resolución y que la violencia contra la población debe cesar”, expresó la Casa Blanca en un comunicado.

Asimismo, resolvieron “coordinar estrechamente los próximos pasos y seguir trabajando con los socios internacionales árabes y otros para asegurar la aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU contra Libia”.

Libia declaró la madrugada del viernes que está dispuesto a un alto el fuego frente a la insurrección, pero exige discutir antes los detalles de su aplicación, declaró el viceministro de Relaciones Exteriores, Jaled Kaim, en una conferencia de prensa en Trípoli.

“Estamos dispuestos a tomar esta decisión (la del alto el fuego), pero necesitamos un interlocutor bien preciso para discutir su aplicación”, declaró Kaim poco después de aprobarse la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU autorizando “todas las medidas necesarias” para proteger a los civiles e imponer un alto el fuego al ejército libio.

“Hemos discutido la pasada noche con el emisario de la ONU (el jordano Abdul Ilá Jatib) y hemos planeado cuestiones legítimas sobre la aplicación del alto el fuego”, agregó.

Kaim indicó que su país va a “reaccionar positivamente a la resolución de la ONU y vamos a probar esta voluntad garantizando una protección a los civiles”.

Atacar Libia es arriesgado: Diplomáticos en ONU

Destacan representantes que se abstuvieron de aprobar la resolución que no se puede realizar una intervención militar con la idea optimista de que el problema terminará pronto

Los cinco representantes diplomáticos que se abstuvieron hoy de aprobar en el seno del Consejo de Seguridad de Naciones Unidaslos ataques militares contra Libia, advirtieron sobre los riesgos que conllevan estas medidas.

‘No se puede llevar a cabo una intervención militar con la idea optimista de que terminará rápidamente. Por eso no apoyamos esfuerzos militares’, expresó el representante permanente de Alemania ante el Consejo de Seguridad, Peter Wittig.

El diplomático advirtió que la decisión del Consejo podría desembocar en un conflicto militar prolongado, en el que existe la probabilidad de que se pierda un gran número de vidas.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó este jueves una resolución que permite ataques militares contra las fuerzas leales del líder libio Muamar Gadafi a fin de establecer un ‘inmediato cese al fuego’ en ese país.

La resolución, aprobada con 10 votos a favor y cinco abstenciones, expresa que el órgano ejecutivo de la ONU tomará ‘todas las medidas necesarias’ para proteger a la población civil y las áreas pobladas bajo ataque, en especial la ciudad de Benghazi, bastión rebelde.

El documento precisó que se excluye de las medidas a tomar por la comunidad internacional la posibilidad de ‘una fuerza de ocupación’, lo que significa que no habrá desembarco de tropas en el país africano.

Por su parte, Hardeep Singh Puri, representante permanente de India ante la ONU, lamentó que la decisión del Consejo de Seguridad se haya tomado sin tener un informe fidedigno elaborado por Naciones Unidas que evaluara la situación en el terreno.

Mientras que Maria Luiza Ribeiro Viotti afirmó que el gobierno de Brasil reprueba el uso de la fuerza indiscriminada contra la población civil en Libia y que su abstención no condonaba de manera alguna la violencia empleada por el régimen de Gadafi.

Advirtió, sin embargo, que una intervención militar internacional ‘podría cambiar el curso’ de los movimientos espontáneos y democráticos registrados en la región en semanas recientes, y que la decisión podría tener repercusiones más allá de Libia.

Por su parte, los representantes permanentes de China y Rusia, Li Baodong y Vitaly Churkin, respectivamente, argumentaron que había varias cuestiones sobre la implementación de la resolución aprobada este jueves que no fueron aclaradas.

El diplomático ruso advirtió que la resolución abría la puerta a ‘una intervención de gran escala’ y que no estaban claros los límites que tendrían los ataques llevados por la comunidad internacional contra Libia.

‘Los excesos recaerán en los hombros de aquellos Estados que decidieron tomar acciones militares’, enfatizó Churkin.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s