El General Gordon Miente!

El General Gordon Miente! from umberto alarcon on Vimeo.

Polémica fue la respuesta del director general de Carabineros, Eduardo Gordon, frente a la responsabilidad de policías en la muerte del joven Manuel Gutiérrez (16 años), en la noche del jueves 25 de agosto. Las duras palabras que esgrimió contra los uniformados de esa institución que “hayan hecho mal uso de el uniforme” y la inmediata baja del autor de los disparos y de otros ocho carabineros “que de una u otra forma no permitieron que esto fuese esclarecido en forma más prematura”, no mitigaron la sensación de que las explicaciones no bastaban. De que había fallas en los procedimientos. Se esperaba algo más de la máxima autoridad policial del país.

General Gordon hizo cambiar parte policial para proteger a su hijo
que chocó y se dio a la fuga

Por: Gustavo Villarrubia CIPER

Ocultó información al igual que el prefecto de Cautín destituido

Ocultó información al igual que el prefecto de Cautín destituido

La muerte del joven Manuel Gutiérrez, por una bala disparada por un policía, provocó la destitución del autor y de otros ocho carabineros por ocultamiento de información. El mismo día que anunció la sanción, el general Gordon llamó a retiro al prefecto de Cautín, coronel Fernando Barja, por intervenir en un procedimiento policial para proteger a su hijo. CIPER obtuvo testimonios y documentos que indican que hace un año Gordon también ocultó información haciendo modificar un parte policial que daba cuenta que su hijo chocó con su camioneta Chevrolet a una joven en Providencia, dándose a la fuga.

Polémica fue la respuesta del director general de Carabineros, Eduardo Gordon, frente a la responsabilidad de policías en la muerte del joven Manuel Gutiérrez (16 años), en la noche del jueves 25 de agosto. Las duras palabras que esgrimió contra los uniformados de esa institución que “hayan hecho mal uso de el uniforme” y la inmediata baja del autor de los disparos y de otros ocho carabineros “que de una u otra forma no permitieron que esto fuese esclarecido en forma más prematura”, no mitigaron la sensación de que las explicaciones no bastaban. De que había fallas en los procedimientos. Se esperaba algo más de la máxima autoridad policial del país.

Pero fueron las últimas palabras de Gordon, quien interrumpió una licencia médica para anunciar las sanciones, las que hicieron eco al interior de Carabineros creando un ruido sordo que por ahora crece al interior de las comisarías y amenaza con salir a la calle. Y no sólo por las bajas que incluyeron el llamado a retiro del general Sergio Gajardo, el segundo al mando en la Zona Metropolitana.

“Lamentablemente, uno de los nuestros, incumpliendo todas las normativas, hizo uso de las armas saliéndose de los parámetros y de las normativas que éstas requieren. Y además, trató de ocultar información y ahí rompió otro de los principios que para los carabineros son fundamentales: la verdad”, dijo el martes 30 de agosto.

Ese mismo día el propio Gordón dio otra señal de severidad al llamar a retiro al prefecto de Carabineros de Cautín, coronel Fernando Barja, luego de que fuera denunciado ante la justicia ordinaria por intervenir en un procedimiento policial para proteger a su hijo.

Una nueva muestra de respuesta express frente al ocultamiento de información, una falta que el mismo Gordon llamó como la violación de un principio fundamental para su institución: “la verdad”.

El problema para los carabineros que están en conocimiento de los hechos y los documentos a los que tuvo acceso CIPER, es que el propio Gordon violentó ese mismo principio hace un año, incurriendo en la misma falta por la cual fue dado de baja su subalterno, el coronel Barja, ahora ex prefecto de Cautín.

ENCUBRIMIENTO EN MIGUEL CLARO

Los hechos tuvieron lugar a las 6:30 del viernes 16 de julio del año pasado, cuando el general Eduardo Gordon llevaba apenas un año y dos meses en el cargo de director general de Carabineros. Era un día feriado, y a esa hora de la madrugada el hijo del general, Eduardo Ignacio Gordon Orduña, quien regresaba a su hogar conduciendo una camioneta Chevrolet gris patente BCCH69, no respetó un semáforo y chocó por la parte trasera al vehículo Yaris sport blanco, patente BGBZ40, conducido por la estudiante de 22 años, Nicole Andrea Labbé Alemán.

Gordon Orduña impactó el vehículo de la joven justo en la esquina de Eliodoro Yáñez con Hernando de Aguirre. Así quedó registrado por los carabineros de la 19ª Comisaría que a los pocos minutos se hicieron presentes en el lugar, después que la afectada llamara al 133. La camioneta que chocó por detrás a Nicole Labbé se había dado a la fuga, pero una amiga de la joven que la acompañaba alcanzó a anotar su patente y a distinguir el rostro del joven que la conducía, según relatataron a los policías en la misma esquina.

En el vehiculo Z-4048 del cuadrante 124, venía como jefe de patrulla el sargento Iván Escobar y como conductor, el cabo Juan Rojas. Al ver el estado de nerviosismo de la joven afectada, lo primero que hicieron ambos carabineros fue preguntarles a ambas si tenían alguna herida o contusión producto del choque, si experimentaban dolores y si el vehículo y ellas mismas estaban en condiciones de seguir su camino.
Nicole Labbé descartó alguna contusión y sólo manifestó su indignación por la cobarde actitud del conductor de la camioneta Chevrolet que se dio a la fuga sin socorrerla ni pedirle disculpas.

El sargento Escobar, cumpliendo el procedimiento habitual, le hizo las preguntas de rigor para dejar constancia en su hoja de ruta en qué circunstancias se había producido el choque. Y quedó registrado que cuando Nicole Labbé se desplazaba de oriente a poniente por la avenida Eliodoro Yáñez, al llegar a la intersección de Hernando de Aguirre procedió a frenar ya que el semáforo se encontraba en rojo, sintiendo un gran frenazo por la parte posterior de su vehículo, seguido de un fuerte golpe.

También quedó consignado el relato de la amiga de Nicole Labbé, quien al mirar hacia atrás, alcanzó a ver que el conductor del vehículo que las había chocado dio marcha atrás y huyó rápidamente del lugar en dirección desconocida, incluso infringiendo el semáforo que acababa de ponerse nuevamente en rojo. A lo único que atinó –dijo-, fue a anotar la matricula de la camioneta Chevrolet gris.

Como el vehículo estaba en condiciones de ponerse en marcha, los dos carabineros les pidieron que los acompañaran hasta la comisaría, ubicada en Miguel Claro Nº 300, para hacer la denuncia correspondiente y corroborar por medio de un biométrico la identidad del propietario de la camioneta que la había chocado.

Una vez en la 19ª Comisaría, mientras el cabo Juan Rojas Cerda redactaba el parte policial correspondiente, el sargento Escobar procedió a sacar el biométrico de la patente del vehículo. Y cuando en la pantalla leyó “Eduardo Ignacio Gordon Orduña”, ni siquiera sospechó que el nombre que le aparecía como dueño del vehículo que se había dado a la fuga sin prestar ayuda, correspondía al hijo mayor de su superior máximo, el general Eduardo Gordon.

Otros testigos de lo que ocurrió esa mañana en la 19ª Comisaría, relataron a CIPER que cuando otro carabinero se percató que el nombre y apellido del dueño del auto del choque eran los mismos que los del director de la institución, tanto el sargento como el cabo se miraban incrédulos ante la posibilidad de que el hijo del general Gordon se hubiera dado a la fuga.

El documento que acreditaba la identidad del propietario del vehículo y el parte policial redactado por el cabo Rojas fueron entregados al suboficial de guardia, Juan Tapia González, quien procedió a redactar el parte oficial que se envía al Tercer Juzgado de Policía Local. El parte Nº 01572, firmado por Tapia lleva la descripción del accidente, los datos de los dos vehículos y de sus propietarios. El documento quedó archivado en la carpeta de los partes policiales de esa noche de guardia.

El parte donde constaba el choque sufrido por Nicole Labbé no permaneció por mucho tiempo en la carpeta. Otro carabinero que presenció el trámite, sospechando que era mucha la coincidencia de nombres y apellidos, decidió corroborar sus dudas y por el número de RUT llegó a la ficha del Registro Civil constatando que efectivamente no se trataba de un alcance de apellido: Eduardo Ignacio Gordon Orduña era efectivamente el hijo del director general de Carabineros. Y de inmediato se lo hizo saber al sargento a cargo.

-Infelizmente, en Carabineros se da mucho que cuando uno tiene un dato importante como éste, enseguida se pone en conocimiento del jefe. Y no sólo porque la institución es jerarquizada, sino más por la intención de quedar bien con el jefe, porque uno sabe que éste también sacará provecho de la información. Uno queda bien delante del jefe y el jefe queda bien delante de su superior –explicó a CIPER un policía de la 19ª Comisaría que pidió reserva de su identidad.

Eso fue exactamente lo que hizo a su vez el sargento Tapia cuando tomó conocimiento del lazo filial del autor del choque: decidió llamar a su superior en la Comisaría, el mayor Iván Campaña Toledo. Según las fuentes consultadas por CIPER, el mayor Campaña “se comunicó inmediatamente con el general Gordon, quién le pidió reserva y que le pasara los datos de la afectada para ver cómo solucionar el problema”.

Todo ocurrió muy rápido porque a las 10:25 de ese mismo viernes feriado el parte escrito por el sargento Tapia fue cambiado. Un segundo parte, redactado esta vez por los cabos Cayupe y Olea –por orden del mayor Campaña- lo sustituyó y en dicho documento oficial se omitió el nombre del hijo del general Gordon, quedando sólo la patente del vehículo seguido de la siguiente frase: “desconociendo mayores antecedentes, para posteriormente el conductor del móvil darse a la fuga en dirección desconocida”.

Contactada telefónicamente por CIPER. Nicole Labbé, sobrina del alcalde de Providencia, Cristián Labbé, afirmó escuetamente que el hijo del general Gordon le respondió por el accidente, “y me pagó $3 millones para poder reparar los daños del vehículo, no quedando nada pendiente”. Labbé no quiso referirse más al accidente, salvo el hecho de manifestarse sorprendida de que estuviésemos en conocimiento de los hechos.

Del choque nunca más se habló en la 19ª Comisaría. Al menos frente al mayor Iván Campaña. Porque casi todos los policías de ese retén sí supieron y vieron los dos partes que se referían al choque protagonizado por el hijo del general Gordon. El primero nunca fue destruido. De allí que la intervención de ocultamiento y protección a su hijo que hiciera el general Gordon esa mañana del 16 de julio de 2010, saltó a otras comisarías del país.

Y el martes 30 de agosto los hechos cobraron nueva fuerza cuando Gordon afirmó ante las cámaras: “A mis carabineros les ordeno a continuar cumpliendo con sus obligaciones que están adscritos en esta doctrina, que seamos los espejos de la lealtad, los valores y la verdad y a leer el manual de doctrina todos los días”. Y rubricó: “A quienes han usado malamente este uniforme les digo por favor, váyanse, no nos hagan más daño. Carabineros es importante”.

El verdadero asesino un General del Pinochetismo.

DD.HH. EN CHILE: SERGIO GAJARDO GIADACH ASESINÓ Y MINTIÓ MUCHO ANTES …

El verdadero asesino un General del Pinochetismo.

El verdadero asesino un General del Pinochetismo.

Muchos años antes el General, que se resistia investigar la muerte del joven Manuel Gutierrez (16 años, asesinado por Carabineros el 25 de agosto recien pasado), tenìa manchadas sus manos con sangre inocente, como fue el caso del joven Isidro Salinas, su madre y su tia, asesinados friamente.

Entre otras interrogantes, cabe preguntarse: ¿Quien permitiò que Gajardo siguiera ascendiendo hasta el grado de General y del Area Metropolitana…? ¿Qué habria ocurrido si el carabinero subalterno no declara que disparò?… ¿Cuántos como èl habrà en los institutos armados?…¿cuànta responsabilidad le cabe, tambièn, a las autoridades de los gobiernos pasados?…
“Algo huele mal en Dinamarca…” Les traemos a la memoria estos antecedentes…

Los hechos que lo acusan

Durante las últimas horas del 30 de junio y las primeras del primero de julio de 1986, personal del Gope violentó el domicilio del artista popular y folclorista Benedicto “Piojo” Salinas. Durante esa acción, el Sargento José Luna García y el Teniente Sergio Gajardo Giadach dieron muerte a Margarita Martín Martínez, María Paz Martín Martínez e Isidro Salinas Martín; Esposa, cuñada e hijo del Folclorista.
Posteriormente, Carabineros trato de encubrir el crimen diciendo que una de las mujeres disparó contra la otra y contra el niño, para luego auto eliminarse, lo que quedó completamente descartado ya que las victimas no tenían rastros de pólvora en sus manos.

El Comandante Augusto Sobarzo Legido fue el encubridor de estos crímenes.

Caso Mamiña

Según la versión oficial, en la medianoche del lunes primero de julio de 1986 efectivos de la Sección Encargos y Búsqueda de Vehículos (SEBV) de Carabineros, apoyada por otras unidades policiales, practicó un allanamiento al inmueble de calle Mamiña N° 150 encontrando los cuerpos sin vida de las hermanas Margarita Eliana y María Paz MARTIN MARTINEZ y del joven Isidro SALINAS MARTIN, hijo de una de ellas.

Se informa asimismo que los tres fallecidos eran integrantes del FPMR muertos por auto eliminación mediante disparos efectuados desde corta distancia.

Sin embargo, los informes de autopsia constatan:

En el cadáver de Isidro Salinas, dos impactos en la cabeza, uno de larga distancia y otro de corta.
En el de María Paz Martín, la causa de la muerte es una herida de bala cráneo encefálica, la trayectoria intracraneana seguida por el proyectil es de derecha a izquierda, abajo arriba y levemente hacia atrás. Se trata de un disparo con cañón apoyado.

En el caso de Margarita Eliana Martín, la causa de la muerte fue traumatismo cráneo encefálico y torácico por balas con salida de proyectiles.
Los exámenes de las armas encontradas junto a los muertos eran un revolver marca Colt Calibre 38 en regular estado de funcionamiento y una pistola sin marca modelo D 64 calibre 9 mm. con el carro atascado con un cartucho en su recámara sin percutar.
La Comisión, considerando los antecedentes reunidos, estima que no es verdadera la información oficial, por cuanto al menos dos de los presuntos suicidas presentaban dos impactos de bala y las armas en su poder se encontraban en regular estado, por lo que ha llegado a la convicción de que Isidro SALINAS y las hermanas Margarita Eliana y María Paz MARTIN no se suicidaron, sino que fueron ejecutados por efectivos de Carabineros, considerando sus muertes violaciones a los derechos humanos de responsabilidad de agentes estatales.
(Informe Rettig)

Otros datos

Sergio Gajardo Giadach, ex Director del GOPE. Experto tirador, que en el año 1978, siendo subteniente, se coronó Campeón de Tiro, en un Torneo Inter Institucional de las Fuerzas Armadas y Carabineros.
Posteriormente en el año 1985, en el Campeonato Internacional de Tiro, realizado en Bophuthaswana, Sudáfrica, con rango de Teniente, obtuvo el Primer lugar individual con 584 puntos. Este uniformado también figura en la nómina de acusados por la tortura y posterior muerte, de los jefes máximos del Frente Patriotico Manuel Rodriguez FPMR (Cecilia Magni y Raúl Pellegrin), según consta en el proceso judicial, rol 5004.
|


Eduardo Galeano: “Crónica de Santiago”

Santiago de Chile muestra, como otras ciudades latinoamericanas, una imagen resplandeciente. A menos de un dólar por día, legiones de obreros le lustran la máscara.

Santiago de Chile muestra, como otras ciudades latinoamericanas, una imagen resplandeciente. A menos de un dólar por día, legiones de obreros le lustran la máscara.

Por Eduardo Galeano.

En los barrios altos, se vive como en Miami, se vive en Miami, se miamiza la vida, ropa de plástico, comida de plástico, gente de plástico, mientras los vídeos y las computadoras se convierten en las perfectas contraseñas de la felicidad.

Pero cada vez son menos estos chilenos, y cada vez son más los otros chilenos, los subchilenos: la economía los maldice, la policía los corre y la cultura los niega.

Unos cuantos se hacen mendigos. Burlando las prohibiciones, se las arreglan para asomar bajo el semáforo rojo o en cualquier portal. Hay mendigos de todos los tamaños y colores, enteros y mutilados, sinceros y simulados: algunos en la desesperación total, caminando a la orilla de la locura, y otros luciendo caras retorcidas y manos tembleques por obra de mucho ensayo, profesionales admirables, verdaderos artistas del buen pedir.

En plena dictadura militar, el mejor de los mendigos chilenos era uno que conmovía diciendo:

– Soy civil.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y Analisis Sobre Chile. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s