La plana mayor de la DINA nuevamente en el banquillo por crímenes históricos

Este artículo discute la necesidad de unidad frente a los crímenes de lesa humanidad y las injusticias y atropellos actuales. También el que los luchadores por los DDHH’s sigan trabajando en los crímenes actuales, que no dejan de ocurrir. La Justicia actual tiene mucho que mejorar y los derechos también.

Para difundir y aumentar las luchas por la justicia.

José Venturelli, Pediatra
Vocero del Secretariado Exterior de la Comisión Ética Contra la Tortura (Chile)
Vocero Internacional de la Comisión de derechos Humanos del Colegio Médico de Chile

Queda mucho trabajo por la libertad y por la Justicia en Chile

Por los crímenes históricos, escondidos,
y por los actuales que se repiten

800px-Villa_Grimaldi_5
Parque de la Paz / Villa Grimaldi in Santiago de Chile.

Ante las nuevas decisiones contra los asesinos de la primera década de la dictadura vemos decisiones que son estimulantes. La plana mayor de la DINA vuelve a ser enjuiciada por otros 20 detenidos desaparecidos y asesinados sin resolverse. Se aclara que esos crímenes fueron parte de la naturaleza misma de ese siniestro organismo. Métodos asesinos de un gobierno que los diseñó, usó y escondió. Luego, hubo bandidos que los justificaron y violaron el derecho a la información… Ver: Radio Bio-Bio:

Para no olvidar: habrá justicia para todos. Y no lo que dicen Presidentes y Ministros de que es igual para todos. Eso es lo que debe ser… pero no ocurre en Chile. Pero ahora, tarde y a pesar de que el Golpe de Estado, la dictadura misma y la post-dictadura usaron a la Justicia, vemos expresiones nuevas, justas. No podremos olvidar que “la justicia a la Pinochet” estaba comprometida con la represión y con los intereses económicos que determinaba la dictadura. Pero hoy, la Justicia se encuentra bajo la presión de un pueblo que le perdió el miedo a la represión y que por sus derechos. Y eso se nota.

Esta Justicia llega sobre todo por la tenacidad y valentía de los familiares de los asesinados y desaparecidos en dictadura y de luchadores de derechos humanos que no han aceptado los crímenes, que ocurrieron hace más de 30 años. Tampoco aceptan los crímenes que continuaron ni los actuales que se imponen al pueblo Mapuche y a otros luchadores por sus derechos fundamentales. No pasarán al olvido tampoco.

Esto sucede a pesar de que por parte de todos los coludidos, se trata de hacer tabla rasa y olvidar hasta la vergüenza. Estos crímenes son emblemáticos. Algunos de los asesinados fueron vistos en aquellos “juicios” de las inmorales CORTES MARCIALES de Pinochet (…y aún hay de esos jueces en cargos altísimos en Justicia) Estos fueron reemplazados por un Ministerio Público y “otros juicios” que aún violan el debido derecho penal.

Las Cortes de Apelación y la Suprema han seguido aceptando condenas decididas en juicios que usaron testigos falsos, tortura o que ya habían sido juzgados y los acusados fueron declarados inocentes. Sin embargo, los mantuvieron detenidos o fueron acosados y arrestados con montajes hasta condenarlos, sin evidencias como es el caso de los cuatro condenados Mapuche de los Juicios de Cañete y que ahora están en una nueva huelga de hambre. (Caso actual de cuatro condenados Mapuche en apelación en Corte de Apelaciones de Concepción).

Aún tenemos una Constitución generada en forma inmoral e ilegítima, usada y aplaudida por los poderes establecidos, permitida por la Alianza y la Concertación que han protegido y perfeccionado al sistema de inequidad dejado por el dictador. Los derechos de los pueblos indígenas, los derechos laborales y los derechos fundamentales en Chile siguen siendo violados y se reprime a quienes los defienden. Por ello, tener una Asamblea Constituyente es fundamental.

La unidad de quienes luchan por la justicia y de los sectores de la sociedad civil debe seguir fortaleciéndose. Las nuevas generaciones deben mostrar los caminos de la libertad y abrir sus discusiones y trabajos para esta tarea que es parte fundamental de un Chile democrático que se sigue construyendo hoy. No sólo desde el primer día de la dictadura y ante la cual, entonces, los luchadores por los derechos humanos hicieron muestra de una calidad humana y entrega inolvidables.

Pero aún queda mucho trabajo por los derechos humanos por delante y debemos unir -todos y cada uno- la fuerza y experiencia que existe y que es necesaria en las violaciones actuales resultantes de una mentalidad dictatorial que aún no muere.

Esta lucha implica recordar y reconstruir la memoria, asegurar que no sigan estos atropellos y que el futuro garantice una justicia plena para todos y cada uno.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y Analisis Sobre Chile y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s