Villa Grimaldi expresa gratitud póstuma a juez que ordenó desenterrar fosas clandestinas de Pisagua

Nelson Muñoz Morales falleció este sábado. Un año después del hallazgo abandonó el Poder Judicial.    La Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi “expresa su sentimiento de pesar por la desaparición del ex juez de Pozo Almonte, Nelson Muñoz Morales, quien jugó un papel decisivo en el hallazgo el 2 de junio de 1990 de 20 cadáveres de ejecutados políticos sepultados clandestinamente en Pisagua.”

Nelson Muñoz Morales falleció este sábado. Un año después del hallazgo abandonó el Poder Judicial.
La Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi “expresa su sentimiento de pesar por la desaparición del ex juez de Pozo Almonte, Nelson Muñoz Morales, quien jugó un papel decisivo en el hallazgo el 2 de junio de 1990 de 20 cadáveres de ejecutados políticos sepultados clandestinamente en Pisagua.”

Fallece exjuez que descubrió la fosa de Pisagua

Villa Grimaldi

8 junio, 2014 6:12 pm

En el más completo abandono público y sin haber tenido nunca un reconocimiento por su aporte a la causa de los Derechos Humanos y la labor que desarrolló y que dio como fruto el hallazgo de la fosa clandestina de Pisagua, murió el exjuez de Pozo Almonte, en la localidad de Labranza, Temuco, la tierra que lo acogió desde hace casi dos décadas.

Por Anyelina Rojas Valdés

En esta localidad residía junto a su esposa Lucía y una pequeña hija de 9 años; además le sobreviven dos hijas mayores, Lorena e Ignacia, de un matrimonio anterior.
A su deceso, el exjuez pampino, tenía 70 años y mucha historia que contar, parte de la que quedó novelada en su libro “El Caballo Bermejo”, de la editorial LOM. En lo últimos años sólo permanecía en su casa, leyendo y escribiendo.
Sus restos serán sepultados hoy en Labranza, Temuco, la tierra que lo acogió, durante los últimos años de su vida.

PERFIL DEL JUEZ

Nelson Muñoz Morales estudió Ciencias Jurídicas en la Universidad de Concepción titulándose como abogado en 1978. Desde 1982 a 1990 –el año de hallazgo de la fosa- se desempeñó como juez de Pozo Almonte.

Fue el primer director de la Carrera de Derecho de la Universidad Arturo Prat. Y entre 1997 y 1999, cumplió el mismo cargo en la Universidad de Temuco.

Su vinculación a esta causa de los DDHH le trajo como consecuencia una amonestación de sus superiores de la Corte de Apelaciones de Iquique y una mala calificación como juez.

En 1991 se retira del poder judicial, como una forma de protesta contra la justicia por su actuar en materia de DDHH y publica junto a otros autores el libro “Pisagua, pasión y muerte”

VALIENTE HISTORIA

2014_06_16_juez_nelson_munoz_int2Rol fundamental en los albores de la democracia, cumplió el entonces juez de Pozo Almonte, Nelson Muñoz Morales, cuando de mutuo propio y teniendo antecedentes que le llegaron al Tribunal de Pozo Almonte, donde ejercía como juez, recibió una denuncia de entierros clandestinos de políticos de la Unidad Popular.

El magistrado tenía a su cargo un grupo reducido de colaboradores con el que buscaba los restos de los ejecutados en Pisagua, lo que consta a esta periodista, porque también fue parte de algunas de esas expediciones.

Sin embargo, es el 2 de junio de 1990, ya en democracia, cuando se llegó a un atroz resultado, cuando de las entrañas de la tierra, ensacados, con los ojos vendados e impactos de balas en sus pechos, aparecieron 20 cadáveres de ejecutados políticos.

Aquel 2 de junio de 1990 fue un día tenso; se temía que los cuerpos fueran sustraídos, como una forma de ocultar el delito, oculto durante tantos años. Pese a ello, los restos llegaron al Servicio Médico legal, esa misma noche, gracias a la acción del valiente juez Nelson Muñoz, y sus colaboradores. Entre ellos, la figura del arquélogo Olaff Olmos, -también fallecido- que con sigilo y sumo respeto, dirigió a las excavaciones y con su propia mano, logró que los cuerpos emergieran de la tierra.

Producto del hallazgo de la fosa clandestina, se designa como Ministro en Visita, al ministro integrante de la Corte de Apelaciones de Iquique, Hernán Sánchez Marré, en un intento de apartar al juez Muñoz Morales. El nuevo ministro en visita debió declararse incompetente, porque había militares involucrados, por lo tanto la causa era competencia de los tribunales militares. De esta forma, nuevamente se amagaron los deseos de verdad y justicia.

ENTREVISTA HISTÓRICA

En una entrevista exclusiva que le hiciera el canal de televisión de Iquique, RTC, a propósito de los 40 años del golpe de estado, el exjuez Muñoz Morales accedió a conversar y entregar parte de los antecedentes que rodearon este hecho.

“Me quitaron la causa de manera muy irregular –recuerda en su relato-, ya que la Corte Suprema habría llamado a Carabineros de Pozo Almonte, para que me comunicaran que dejara de trabajar ahí, que interrumpiera mi actividad hasta que no fuera al lugar un ministro de la Corte”.

En su ímpetu por la búsqueda de Justicia, Muñoz no había pensado en esa situación, “si era correcto o no, pero ahí estaba encontrando unos cadáveres y no iba a ir a buscar a un ministro para hacer lo mismo que ya estaba haciendo yo”, señaló.

De esta forma los Carabineros de Pozo Almonte llevaron la instrucción a Carabineros de Pisagua. “A un carabinero de jinetas, que me dijo que dejara la causa, pero no le hice caso, seguí haciendo lo que estaba haciendo”.

Por lo demás, aquel convulsionado día, tan esperado por los familiares, hizo que la noticia corriera rápido en los círculos familiares y de derechos humanos. “No hubo forma de impedir que los parientes de los desaparecidos fueran a Pisagua. Cada quien tenía la esperanza y los grandes deseos de encontrar a sus seres queridos”, recordó el juez.

Inclusive, recuerda que al día siguiente, muy temprano, el 3 de junio de 1990, fue el general de Carabineros de la época en Iquique y toda la oficialidad, la plana mayor: “Llegaron diputados, políticos y mucha gente que quería aportar con su granito de arena”.

Recuerda entre los presentes, al doctor Vlasilav Kuzmicic, que también fue prisioneros en Pisagua y quien sostuvo un intercambio de palabras con el médico forense titular.

“En ese tenso momento, se produjeron discusiones. Hay que tener en cuenta que ahí, lo que estaba constituido, era el Tribunal: Yo como juez; el secretario del tribunal, Enzo González y dos actuarios. Es decir, la mayoría del Tribunal estaba en Pisagua, con sus máquinas de escribir, tomando declaraciones”

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias y Analisis Sobre Chile. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s