Otra estafa y demagogia pura: Bachelet anuncia nueva constitución, sin Asamblea Constituyente.

bache_816x544

Secretaría de Prensa Unión Patriótica UPA 14-10-2015

Otra estafa, demagogia pura y aseguramiento que ruido más ruido menos, todo quede igual”, de esta manera se expresó Eduardo Artés Presidente de UNIÓN PATRIOTICA UPA, en relación al anuncio de la Presidenta Bachelet sobre la demanda de Asamblea Constituyente reclamada por importantes sectores de la ciudadanía.

Eduardo Artés destaco que: “Bachelet tal y como lo ha hecho con todos los temas cardinales del país, le saca el cuerpo al bulto, patea todo para adelante, simula que está preocupada y respondiendo a sus anuncios anteriores y de campaña electoral, la verdad es que es una maestra de la simulación y manipulación mediática”, “deja que todo lo resuelva el próximo parlamento dentro de dos años y medio más, y no los habitantes de Chile, que son el soberano y el único que puede asumir la condición de constituyente”, “al sostener la llamada vía institucional, Bachelet está colocando una camisa de fuerza, a las mayorías del país. Son ni más ni menos, que dos tercios de los parlamentarios en ejerció los que se necesitaran para modificar el artículo 15 de la actual constitución y luego definir el mecanismo para lograr la nueva”.

IMG_0201El Presidente UNIÓN PATRIOTICA UPA, termino señalando que solo hay una salida para alcanzar una nueva constitución, la según Artés “no está en la MAFIA (alianza-nueva mayoría), debe estar en manos de los pueblos de Chile, en la instalación de una Gobierno Patriótico Popular”

La explicación y el objetivo

Fue breve y clara. La explicación está en que la actual Constitución “tuvo su origen en dictadura, no responde a las necesidades de nuestra época ni favorece a la democracia. Ella fue impuesta por unos pocos sobre una mayoría, por eso nació sin legitimidad y no ha podido ser aceptada como propia por la ciudadanía”.

El objetivo, elaborar una “nacida en democracia y que exprese la voluntad popular, una legitima y respetada por todos, que la convierta en un motor de unidad nacional”. Pero, más allá de las palabras, se trata de una reforma cosmética.

Las seguridades a los empresarios

Pocos días antes, en la reunión de pleitesía con los empresarios en el CEP, les habría asegurado que podían estar tranquilos. ¿Por qué? Porque se buscaría asegurar el respeto garantizado en la Constitución de Pinochet a la propiedad privada. Los empresarios se habrían demostrado conformes. No tranquilos con las promesas, seguramente hablaron algo más. Un algo que se conoció pocos días después.

Un proceso amañado

Tras la reunión en el CEP, se conoció que se optaba, y cómo no, por lo que se conoce como “vía institucional”. En lo fundamental, quedando en manos del Penta-parlamento. Lo denominó un proceso con “sentido de Estado” y “carácter republicano”. Los pasos serán los siguientes:

1) Una etapa de educación cívica constitucional que durará hasta marzo de 2016.

2) Seguirá con la realización de diálogos ciudadanos que concluirán en unas “Bases Ciudadanas para la Nueva Constitución”, que se le entregarán en octubre del 2016, y que serán seguidos por un Consejo Ciudadano para velar porque sea sin distorsiones ni presiones.

3) Tras esto, el Gobierno enviará al Congreso a inicios del segundo semestre de 2017, el proyecto de nueva Constitución, habilitando previamente, a fines del próximo año, la posibilidad de un mecanismo que hoy no existe (mediante disposiciones transitorias o un nuevo capítulo a la actual Constitución). Este mecanismo, será consensuado.

4) Así, podrán establecer los procedimientos para dictar la nueva Constitución, entre cuatro alternativas: una comisión bicameral de senadores y diputados; una convención constituyente mixta de parlamentarios y ciudadanos; una asamblea constituyente; que el Congreso convoque a un plebiscito para que la ciudadanía decida entre las anteriores alternativas. Estas alternativas tendrán que ser consensuadas con la derecha, exigiendo que sea aprobado por 2/3 de los parlamentarios, es decir, 80 diputados y 25 senadores (hoy la Nueva Mayoría tiene 67 diputados y la Alianza 47, y 21 y 16 senadores, respectivamente). Aunque en base al nuevo parlamento elegido en 2017, con el nuevo sistema electoral.

Prevalece la búsqueda de consensos Nueva Mayoría-derecha.

Aunque se pretenda que sea un motor de la unidad nacional, ya hay rechazos. El movimiento por una Asamblea Constituyente rechaza que no se impulse directamente esta institución. La derecha, teme que vengan “tres años de incertidumbre y divisiones”. Más preocupado aún, el presidente de la UDI declaró días atrás que “en un momento de tensión y de crispación política, Chile requiere de estabilidad institucional y pensar en hacer una nueva Constitución nos parece no solo inconveniente sino que también grave”.

Asimismo, recordó que las reformas realizadas en la administración de Ricardo Lagos en 2005 reúnen “todos los cambios que en ese momento se estimaron necesarios para hacer una Constitución indiscutiblemente democrática que uniera a los chilenos”. Además, la Nueva Mayoría está dividida internamente, asegurando una fractura parlamentaria en esta discusión.

http://www.laizquierdadiario.com/Bachelet-anuncia-un-proceso-constituyente-en-manos-del-Penta-parlamento

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=204537

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s