LA POSICION DEL KKE SOBRE LA PLATAFORMA DE WEBB Y LOS SUCESOS EN EL CPUSA

Atenas, 13 de abril 2011

A los miembros y cuadros del CPUSA,
A los trabajadores que luchan en los EE.UU.
A los comunistas y los partidos de los trabajadores

* Traducción de la camarada Ximena Pino

Queridos compañeros,

En febrero de 2011, el presidente del CPUSA, Sam Webb, publicó un artículo en Asuntos Políticos, la publicación electrónica del CPUSA, titulado “Un Partido del Socialismo en el Siglo 21: Lo que parece, Lo que dice, y Lo que hace “. Incluso si el artículo específico es acompañado por una nota editorial que afirma que “El siguiente artículo representa las opiniones de su autor solamente, no necesariamente refleja la opinión oficial de ninguna organización o colectivo. “Es obvio para nosotros que la posición pública de la cabeza de un Partido Comunista respecto a un asunto tan importante requiere especial atención.

El 16 de febrero recibimos una carta del equipo editorial de Asuntos Políticos, que nos invitó a enviar nuestra opinión.
Nuestro partido, después de estudiar este artículo y las reacciones que ha provocado en las filas de los comunistas, tanto en EE.UU. como en lo internacional, considera que es necesario adoptar una posición pública a través de esta carta, como es requerido por su responsabilidad como parte del movimiento comunista internacional.

Nuestra evaluación es que estamos tratando con una plataforma integral liquidacionista de 29 tesis que han sido puestas ante el movimiento comunista internacional y propone la revisión total de los principios y las tradiciones revolucionarias del movimiento comunista.

El KKE, como parte del movimiento comunista internacional, considera como un deber la refutación de esta plataforma, que cuestiona la necesidad de la existencia de un partido de la clase obrera en los EE.UU., y en general está dirigida contra el movimiento revolucionario y anti-mperialista internacional.-El 18 ºCongreso de nuestro partido hizo hincapié en que “La batalla contra las tendencias de democratización social en los partidos comunistas – a través de la intervención de los mecanismos imperialistas, anti-comunismo y los medios de comunicación burgueses – debe ser combatido con firmeza y de forma consistente por la defensa del papel histórico de la clase obrera y su vanguardia organizada, los principios del Marxismo-Leninismo y del socialismo. Esta tarea adquiere mayor importancia aún frente a la ofensiva anti-comunista cada vez mayor en la UE y a nivel internacional. ”

Queridos compañeros,

La plataforma que ha sido presentada hoy, a través del artículo del presidente del CPUSA, constituye la culminación de un curso de “ajuste” en la última década como el propio autor lo señala. Ya han habido avances en este período intermedio, que los comunistas en Grecia, así como en los EE.UU. y otros países han seguido con preocupación, tal como:

La entrega de los archivos del Partido a los imperialistas, el Estado burgués de los EE.UU. en 2007.
El cierre de la publicación impresa del periódico (People’s Weekly World)[Mundial semanal del pueblo] y la revista de Political Affairs [Asuntos Políticos], con la modificación simultánea de su carácter.
La disminución organizativa y la dislocación del partido.

La política de “cola”, detrás de uno de los dos pilares del sistema político burgués de los EE.UU., es decir, detrás del Partido Demócrata.
La postura en relación a las ambiciones del imperialismo de EE.UU. (por ejemplo, el rechazo de la demanda de la retirada inmediata de Irak)
El bloqueo de la Declaración Conjunta de la reunión de emergencia de los Partidos Comunistas Y Obreros en Damasco, porque en el texto final había la posición de la retirada de las fuerzas de ocupación imperialista de Irak.
Estos elementos se intensificaron después del 29 Congreso del CPUSA. No fue por casualidad que inmediatamente después del congreso, se publicó un artículo en Asuntos Políticos que cuestionó no sólo la necesidad de mantener el nombre del partido, pero la posibilidad e incluso la necesidad de la existencia del Partido Comunista en los EE.UU. hoy en día.
Hoy en día la plataforma de Webb se presenta como la culminación de este curso y abiertamente propagandiza el abandono de la cosmovisión Marxista-Leninista, la abolición del centralismo democrático, y el debilitamiento de los principios del partido de nuevo tipo.

Nos gustaría llamar su atención sobre los siguientes aspectos básicos de esta plataforma:

SOBRE LA TEORÍA DEL PARTIDO

Se propone la sustitución de nuestra teoría por una mezcolanza ecléctica que no va más allá de los límites de la ideología liberal burguesa. Ataca directamente el Marxismo-Leninismo, lo que constituye una de las leyes centrales de la existencia y la actividad del partido de nuevo tipo, como V.I. Lenin señaló: “Sin teoría revolucionaria no puede haber movimiento revolucionario … la misión del combatiente de vanguardia sólo puede cumplirse por un partido que se guía por la teoría más avanzada. “En esta plataforma específica varias extremadamente antiguas posiciones oportunistas se promueven como nuevas (por ejemplo, el Marxismo-Leninismo es extranjero, anti-democrático, es una distorsión del Marxismo por Stalin, etc), éstas son las posiciones que desarman al movimiento obrero y lo somete, sin herramientas teóricas, a las garras del sistema de explotación.

SOBRE LA PROPUESTA DE LA POLÍTICA DEL PARTIDO COMUNISTA:

Promueve la opinión de que pueden haber soluciones en favor de la clase obrera en el marco del capitalismo. De este modo promueve como una solución alternativa la llamada línea “verde” de reestructuraciones capitalistas. Además, la plataforma Webb considera la caracterización de la crisis como una crisis capitalista de sobreproducción insuficiente. Se distorsiona la esencia de la sobre-acumulación del capital, ya que lo asocia con …. la falta de oportunidades de inversión. Afirma característicamente: “A falta de un nuevo “Nuevo Acuerdo Verde” a nivel global, es difícil ver de dónde va a venir el dinamismo para una recuperación sostenida, mucho menos un gran auge.”
Estos puntos de vista reciclan las teorías social-demócratas y oportunistas sobre la recesión económica y el desarrollo que el capitalismo encubre y oculta su esencia de clase, llevando al Partido Comunista a renunciar a su objetivo estratégico y apoyar propuestas políticas, que tienen como su objetivo la adquisición de nuevas super-ganancias por los capitalistas, en nombre de la “ecología”, al mismo tiempo cuando están convirtiendo la naturaleza y la riqueza natural en mercancía y destruyendo el planeta de diversas maneras.

EL ASUNTO DE LA PERSPECTIVA SOCIALISTA:

Renuncia a la lucha por el socialismo. La noción de la revolución está totalmente ausente. Se propone un proceso interminable de etapas sucesivas, en el que las alianzas se formarán no sobre la base de los criterios de la época y los intereses de clase de la clase obrera. Webb propone trabajar por “-el equilibrio de las fuerzas es cambiar en una dirección progresista”. Este punto de vista condena al partido a someterse a las circunstancias temporales y no trabajar con una estrategia para el derrocamiento del capitalismo a través de la concentración de fuerzas.

Sin embargo, es obvio para nosotros, que la táctica de un partido comunista debe estar al servicio de su estrategia, que es el derrocamiento del capitalismo y la construcción de una sociedad socialista-comunista. La posición de Webb en la práctica, elimina el objetivo estratégico del Partido Comunista, y, finalmente, tiene como objetivo sacudir la propia naturaleza del Partido Comunista. El socialismo está, en todo caso a la orden del día, desde el momento que vivimos en la era del imperialismo, la etapa superior y última del capitalismo. La oportunidad y la necesidad del socialismo-comunismo es proyectado por los impases del capitalismo, las guerras imperialistas, las crisis económicas, los enormes costos sociales, ambientales, ecológicos y otros problemas económicos que la sociedad capitalista genera. Un Partido Comunista debe formar tácticas y alianzas que faciliten la concentración de fuerzas, la unidad de clase de la clase obrera y la alianza social con los sectores populares, con el fin de madurar el factor subjetivo para la adquisición del poder por la clase obrera, y no ser atrapados en alianzas y etapas, que la llevará a luchar bajo una “bandera extranjera” en la lógica de domar al capitalismo.

SOBRE LA FORMACIÓN DEL PARTIDO COMUNISTA

La plataforma de Webb propone ir más allá de los partidos comunistas. Dice que “Un partido del socialismo en el siglo 21 abraza el Marxismo, entendido como una amplia tradición teórica que va más allá del movimiento comunista.” Un partido que no lucha por los intereses de la clase trabajadora “. pero que” lucha por los intereses de toda la nación”.

Esta posición niega la necesidad de la existencia del Partido Comunista en los EE.UU. y, de hecho en todo el mundo. El KKE lidió exitosamente con puntos de vista similares, cuando surgieron en nuestro partido 20 años atrás bajo la influencia de teorías “Gorbachevistas” Los comunistas de Grecia luchamos duro para repeler estos puntos de vista oportunistas para la preservación del KKE, para la preservación y fortalecimiento de su clase revolucionaria y carácter internacionalista. Hoy, 20 años después, los comunistas no sólo en Grecia, sino en todo el mundo, pueden evaluar los resultados positivos que el resultado de esta batalla tuvo para el KKE. El KKE fue capaz de mantenerse de pie, para elaborar serios asuntos políticos y teorícos, sin desviarse de los principios del Marxismo-Leninismo. Aprobó su nuevo programa y llegó a importantes conclusiones sobre las causas de la caída del socialismo, enriqueciendo su concepción del socialismo. Ha tomado iniciativas significativas para la unidad del movimiento comunista a un nivel regional e internacional. Fortaleció sus vínculos con la clase obrera y los sectores populares. La influencia de sus posiciones y su prestigio se han fortalecido al jugar un papel de vanguardia en la concentración y el desarrollo del movimiento sindical orientado a la clase laboral, y en las duras movilizaciones de huelga de los trabajadores en nuestro país.

Nada de lo anterior se hubiera alcanzado, si el oportunismo hubiera prevalecido hace 20 años en el KKE. El KKE hubiera ido por el camino de la disolución y el movimiento popular obrero habría perdido su pilar básico de apoyo.

EN LA LUCHA IDEOLÓGICA

La plataforma de Webb renuncia a la lucha contra la ideología burguesa y el oportunismo. El partido que Webb describe se aleja de la lucha ideológica. Él escribe: “Un partido del socialismo en el siglo 21 no convierte – liberales, defensores de la política de la identidad, los movimientos monotemáticos, líderes centristas y progresistas de principales organizaciones sociales, socialdemócratas, organizaciones comunitarias de base sin fines de lucro, las ONG, los aliados no fiables, y el “pueblo” (según algunos, una categoría sin clase que oculta opresión de clase, racial, y de género) -en enemigos”.

Pero, ¿puede un partido comunista instruir a la clase obrera, los sectores populares, si no tiene un frente ideológico contra puntos de vista que presenta al capitalismo como el único camino, que simplemente promueve diferentes tipos de manejos del sistema de explotación? La respuesta del KKE a esto es que es imposible para que la lucha del pueblo se desarrolle sin un firme y consistente frente ideológico contra teorías no científicas, burguesas y oportunistas. Esto es especialmente cierto en las condiciones actuales, cuando el papel de las diversas organizaciones no gubernamentales se ha hecho evidente, que están conectadas financieramente y en otros sentidos con las organizaciones imperialistas. En condiciones en que la socialdemocracia ha estado en el gobierno y ha demostrado en la práctica que es un pilar de apoyo al sistema político burgués. En estas condiciones, los comunistas no sólo no deben renunciar a la labor ideológica y la lucha, pero deben intensificar la lucha aún más en contra de estas fuerzas.

OPORTUNISMO DE ORGANIZACIÓN

Webb rechaza la organización Leninista, la organización de la vanguardia de la clase obrera que corresponde a las necesidades de la lucha de clases para la abolición de la explotación. Rechaza la organización Leninista, porque rechaza la lucha por el socialismo y ha tomado partido con la clase burguesa para la perpetuación del capitalismo.

Así, una máquina de estado que es experimentada y poderosa será resistida por un “partido”, según él, basado en la Internet, con una política de puertas abiertas para los nuevos miembros como un principio organizativo: “Incorporarse no debe ser más difícil que incorporarse a otras organizaciones sociales “.

De tal modo, podemos ver que no sólo rechaza los probados y comprobados principios de organización del Partido Comunista de nuevo tipo, que fueron establecidos en la época de Lenin, pero él promueve la idea de un partido del tipo de ONG, que corresponde al contenido que él mismo propone y que es en dirección de un “Partido Comunista” asimilados por el sistema burgués, que trabajará por la salvación y la “corrección” del capitalismo y no para su derrocamiento.

¿UN PARTIDO DE REVOLUCION O REFORMA?

La respuesta dada por Webb a esta pregunta fundamental, que se planteó hace cien años atrás, es la reforma. Su punto de vista niega que el partido es la vanguardia de la clase obrera y subordina su actividad al nivel más bajo de la conciencia de clase (“Un partido del socialismo en el siglo 21 toma como punto de partida los asuntos por los que las masas (término relativo) están listas a luchar “). Por supuesto, una línea reformista se propone asi como la priorización de la intervención en las instituciones del Estado burgués. La lucha por reformas dentro del imperialismo es reconocida no sólo como un “medio” pero un fin para este “nuevo” partido.
En realidad, ¿Cuando el camino de reformar el sistema capitalista ha conducido a la abolición de la explotación del hombre por el hombre y la reivindicación de las necesidades de los trabajadores? La “receta” de las reformas ha sido probada por los pueblos a través de diversos gobiernos social-demócratas y de centro-izquierda, que en la práctica han demostrado ser los principales vehículos para la imposición de medidas antipopulares y medidas anti-trabajadores y como pilares de apoyo a las organizaciones imperialistas y las guerras.

“MARXISMO” … SIN MARX

Webb pone la naturaleza de clase de la democracia burguesa en tela de juicio. Como él escribe: “Lo que estoy desafiando es la noción de que todo está subordinado a la clase y lucha de clases, no importa cuáles sean las circunstancias.” Pone en duda la naturaleza de clase del estado burgués, es decir, la dictadura de los monopolios de EE.UU. y afirma que “por ende la naturaleza de la lucha no es simplemente el pueblo contra el estado, pero el pueblo que gana posiciones e influencia en el estado y luego utilizarlos para realizar cambios (dentro y fuera del estado)”.

Esta es una vieja posición oportunista que Marx ya había rechazado en su época, y fue revivida por la arruinada corriente eurocomunista . Y esto por sí solo sería suficiente para que nosotros lleguemos a la conclusión de que el “Marxismo”, que se menciona como la base teórica del “partido del siglo 21”, no tiene nada que ver con Marx y su aportación teórica, sino que pretende en su vulgar distorsión, el enterramiento de la teoría revolucionaria, y la decepción de los trabajadores.

ILUSIONES SOBRE EL PAPEL DEL GOBIERNO DE LOS EE.UU. Y LOS MONOPOLIOS:

La plataforma de Webb fomenta ilusiones y trabaja por la sumisión del pueblo al gobierno de los EE.UU., es decir, la principal potencia mundial imperialista:”El asunto no es para el gobierno de EE.UU. simplemente esconderse en una caparazón nacional, pero de reinsertarse en los asuntos mundiales sobre la base de la cooperación, la paz, la igualdad y beneficio mutuo … ”

Al mismo tiempo que fomenta ilusiones sobre una “humanizada” versión de los monopolios: “grandes secciones de la clase empresarial transnacional han abandonado al pueblo de Estados Unidos, la economía y el estado … el compromiso de las secciones principales de la élite transnacional a un sector público que sirva al pueblo, una economía doméstica vibrante y una sociedad moderna ha disminuido … ”

A medida que el Presidente del CPUSA ha renunciado a un enfoque de clase a la sociedad, las posiciones antes mencionadas son de esperar. Estas son las posiciones que no sólo no tienen nada que ver con la historia y las luchas del partido que él representa, pero que no tienen relación con la realidad tampoco. La continua ocupación de Irak y Afganistán, la nueva guerra imperialista en Libia demuestra qué tipo de actividad el gobierno de EE.UU. ha desarrollado fuera de su “caparazón nacional”, y lleva a cabo similares actividades antipopulares para la defensa de los intereses de los monopolios dentro de su propio país.

AUMENTANDO LA LINEA DE IR A LA “COLA” DEL CAPITAL Y EL PARTIDO DEMOCRATA.

El fortalecimiento de la reacción política que es inherente al imperialismo y que se está intensificando en las condiciones de crisis es interpretado como “extremismo ultra-derecha”. Esto lleva a conclusiones que violan la verdad y la realidad, tales como “decimos muy definitivamente que las fuerzas independientes no tienen oportunidad alguna de tomar el control del Partido Demócrata. Ese todavía puede ser el caso, pero es un error descartarlo por completo en este momento.” La ecuación de la clase obrera y su movimiento con la burocracia sindical de la AFL-CIO es coherente con la línea política de alianza con sectores del capital.

EL GIRO AL ANTICOMUNISMO

El artículo de Webb marca un revestimiento de manifiesto con el enemigo de clase y una alineación completa con el nivel de anticomunismo del estado contemporáneo. Llama a “una ruptura inequívoca con Stalin”, y se alinea con ataques calumniosos en la construcción socialista, que entregó tanto a los pueblos soviéticos y jugó un papel decisivo en la victoria de los pueblos contra el fascismo. En esencia, estas posiciones intentan ocultar la realidad, los complejos problemas de la lucha de clases en la URSS y la dura confrontación de poder de la clase trabajadora con la clase burguesa en el campo, los kulaks.

Adopta, en esencia, todo tipo de calumniosas simplificaciónes de problemas complejos, tales como la agudización de la lucha de clases en la URSS. El artículo va mas allá y se une a Havel, Walesa y todos los reaccionarios anticomunistas de la UE que hablan de “crímenes contra la humanidad”. Se alinea con la tendencia que intenta criminalizar a los partidos comunistas y la defensa del socialismo: “describir estas atrocidades como un error es un error -criminal”.

Como es bien sabido la corriente oportunista en Europa que forma el llamado Partido de la Izquierda Europea (ELP) sostiene una similar posición anti-histórica.

Queridos compañeros del CPUSA,

Miembros, amigos y cuadros del CPUSA,

Conscientes trabajadores de los EE.UU.,

En este momento crítico para su partido el KKE les llama a tener en cuenta que el ataque ideológico contra el Partido de un nuevo tipo centrándose en su identidad, su carácter y sus principios de organización, se desató desde el primer momento de su existencia. Los revisionistas siempre han apoyado la disolución del partido de la clase obrera, siempre han sido un pilar de apoyo para la burguesía. La clase burguesa y sus partidarios entendieron desde el primer momento el rol del partido en la emancipación política de la clase obrera y su movimiento. El ataque ideológico que se desató continúa hasta el día de hoy como se demuestra por el artículo de Webb.

Les llamamos a que tomen en cuenta el hecho de que el partido solo puede desempeñar el papel de la vanguardia proletaria con la condición de que está equipado con la unidad de la voluntad, la unidad de acción, y la unidad de una estricta disciplina. Su carácter internacionalista nace de su naturaleza, constituye una parte integrante del movimiento comunista mundial.

La experiencia confirma, y la práctica, la cual es el criterio de la verdad, comprueba que la línea revolucionaria de la lucha no sólo no restringe al trabajo de masas, sino que lo refuerza. Fortalece las expectativas del pueblo trabajador, proporciona un camino de salida y una perspectiva, contribuye al cambio de la correlación de fuerzas. La acción independiente del partido es un requisito previo para la formación de una política de alianzas que estarán subordinadas y servirán a la estrategia para el derrocamiento del capitalismo.

Además, consideramos necesario tener en cuenta que la necesidad de la revolución socialista y la construcción de la nueva formación socio-económico comunista, no está determinada por la correlación de fuerzas, que se forma en distintas coyunturas históricas, sino por la necesidad histórica de resolver la contradicción fundamental entre capital y trabajo. Las contrarrevoluciones en la URSS y los otros países socialistas no han alterado el carácter de nuestra época que es una época de transición del capitalismo al socialismo que es oportuna y necesaria como lo demuestra la tragedia de los millones de trabajadores y desempleados que sufren la explotación y la intensificación de los problemas que causa el sistema de explotación.

Creemos que la sustitución de los principios del Marxismo Leninismo por enfoques revisionistas en el nombre de las particularidades nacionales causó un gran daño al movimiento comunista y lo sigue haciendo. Ninguna peculiaridad nacional puede negar la necesidad para el derrocamiento revolucionario del capitalismo, la necesidad de la conquista del poder político por la clase obrera, para la socialización de la producción y la planificación central. La crisis económica que estalló en el mundo capitalista y la intensificación de las contradicciones inter-imperialistas resaltan aún más la necesidad del socialismo. En estas condiciones, el regreso de la nueva ola de anticomunismo de Estado, la defensa del socialismo que conocíamos, por su gran contribución a la clase trabajadora mundial, de la identidad y las tradiciones revolucionarias del movimiento comunista adquieren una importancia especial.

Queridos compañeros,

La experiencia histórica, los acontecimientos mismos han refutado las opiniones que hablaban de “fin de la historia”, la “obsolescencia del Marxismo-Leninismo” y de “el fin de los partidos comunistas”. Por el contrario, hoy existe una mayor necesidad de la existencia de Partidos Comunistas que tengan raíces en la clase obrera y los centros de trabajo, los cuales cean en el Marxismo-Leninismo y el internacionalismo proletario. El movimiento obrero debe actuar de forma consciente y aceptar el reto de garantizar la existencia de un partido revolucionario de la clase trabajadora. Este es un derecho fundamental y un desafío para los trabajadores de avanzada y para los comunistas en todos los países del mundo y, por supuesto, sobre todo en los EE.UU..

La confrontación coherente y el rechazo de esta plataforma liquidacionista-oportunista es una exigencia que nace de las tradiciones históricas del movimiento obrero y comunista en los EE.UU., es una condición para el renacimiento de los ideales revolucionarios comunistas en el movimiento obrero de EE.UU. y la sociedad.

La Sección de Relaciones Internacionales del CC del KKE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s