Piñera arrastró votos DC, izquierda anti-concertación y activó a la derecha con “Chilezuela”

foto_0000000120171120121043.jpg

Antes de la segunda vuelta se asumía que el techo de Piñera estaba en la suma de lo que él había obtenido más la votación de Kast. Pero logró 855 mil votos más. ¿De dónde vinieron esos sufragios? ¿Del Frente Amplio? En esta columna el sociólogo César Guzmán-Concha examina el probable traspaso de votos de cada sector y sugiere que entre un 40% y un 60% de los que optaron por Carolina Goic terminó con Piñera, al igual que un 11,4%, al menos, de los votantes que se habían inclinado originalmente por un candidato de izquierda. A ellos, dice, se sumaron votantes inclinados a la derecha que no acudieron a las urnas en noviembre y que se activaron con la campaña “Chilezuela”.

Por César Guzmán Concha

La victoria de Sebastián Piñera fue sorpresiva y aplastante. Sorpresiva, porque la mayoría de los analistas y observadores anticipaba una disputa voto a voto, y no pocos le daban chances de triunfo a Guillier. Aplastante, por los nueve puntos de distancia que sacó Piñera y porque su votación sobrepasó por casi 150 mil votos a la suma de los candidatos del centro a la izquierda en la primera vuelta.

Piñera, con sus casi 3,8 millones del domingo pasado, consiguió 855 mil votos más que la suma de lo que obtuvo él mismo y José Antonio Kast (2,94 millones en la primera vuelta), superando por 640 mil votos a su contendor.

Guillier, en cambio, con sus 3,1 millones se quedó casi 500 mil votos abajo de la suma de todos los candidatos del centro a la izquierda en la primera vuelta (3,66 millones).

¿Cómo podemos explicar esa impresionante votación y, en particular, los 855 mil votos adicionales para su sector en segunda vuelta? ¿De dónde proceden esos votos? ¿Hubo un traspaso de electores que se inclinaron por  Sánchez, Goic o Marco Enríquez-Ominami? ¿De qué magnitud y qué tan decisivos fueron dichos traspasos?

Una encuesta post-electoral sería una herramienta muy útil para responder esas preguntas, pues se podría estimar la magnitud de los cambios y las continuidades en las preferencias electorales a nivel individual, el origen y destino de las transferencias de votantes, y el potencial impacto de las campañas políticas en el electorado.

Hay que explicar los 855 mil votos adicionales de Piñera y los casi 500 mil que Guillier no consiguió capitalizar en la segunda vuelta”

Hasta donde sé, no existen encuestas de este tipo en Chile. Los datos de los que disponemos hoy corresponden a unidades ecológicas o territoriales, como las comunas, los locales de votación o las mesas. Dado que el voto es voluntario y dado el incremento general de la participación en segunda vuelta (330 mil personas adicionales), y considerando el descenso en la cantidad de votos nulos y blancos (de casi 28 mil unidades, lo que resulta en unos 360 mil votos extra válidamente emitidos en segunda vuelta), cualquier análisis que parta del supuesto de que exactamente las mismas personas votaron en ambas fechas sería errado. Los universos votantes de las elecciones del 19N y 17D son distintos.

Lo anterior no impide hacer estimaciones de transferencias, pero para hacerlo corresponde proceder con cautela.

En primer lugar, tales estimaciones deben realizarse sobre la cantidad de votos y no sobre los porcentajes de votación. Los porcentajes son calculados con referencia a la afluencia a las urnas y si esta varía entre una votación y otra, los porcentajes pueden confundir más que aclarar.

En segundo lugar, no debemos concentrarnos en la votación, ni en el porcentaje final a nivel nacional o comunal por un candidato, ni en la posición en la que quedaron en la segunda vuelta. Lo importante es la diferencia (o margen) entre el voto que obtuvo Piñera en segunda vuelta respecto de lo obtenido en la primera por el mismo Piñera y Kast combinados (el voto de derecha), y la diferencia (o margen) entre la votación obtenida por Guillier en la segunda vuelta respecto al voto combinado de Guillier, Sánchez, Goic, MEO, Navarro y Artés en la primera (el voto de centro-izquierda, para entendernos).

Esta diferencia, también llamada swing en los estudios especializados, es la clave para realizar estimaciones de transferencias. En particular, hay que explicar los 855 mil votos adicionales de Piñera y los casi 500 mil que Guillier no consiguió capitalizar el 17D.

Algunos periodistas están comparando porcentajes, lo que conduce a conclusiones erradas. Por ejemplo, una nota de La Tercera concluye que los bastiones del Frente Amplio “apoyaron de forma importante a Guillier, quien incluso mejoró el desempeño de Frei en 2010”. El medio digital El Desconcierto se hace eco de la misma nota, la que a su vez se basa en análisis realizados por la plataforma DecideChile.

Tematicas Elecciones Presidenciales 2017El problema es que dichos análisis confunden planos. Una cosa es el desempeño de Guillier comparado con el de Frei Ruiz-Tagle en segundas vueltas en comunas importantes, como Santiago, Puente Alto o Valparaíso; o quién ganó en determinadas comunas donde el Frente Amplio obtuvo un respaldo significativo. Pero otra bien distinta es abordar hasta qué punto Piñera consiguió incrementar su respaldo más allá de la suma Piñera + Kast en tales distritos.

El artículo de La Tercera nos permite inferir que el grueso de los votantes de Beatriz Sánchez se volcó con Guillier en segunda vuelta, y que a éste le fue mejor que a Frei Ruiz-Tagle en algunos lugares clave. Pero surge la paradoja de que, aun mejorando el desempeño de la centro-izquierda en 2017, Guillier perdió ante Piñera por una magnitud más amplia. La paradoja se debe a que se comparan porcentajes que están basados en universos de votantes distintos.

Además, esas comparaciones no permiten identificar transferencias de votantes hacia Piñera, ni menos explican el origen de los 855 mil nuevos votos para el candidato de derecha de la segunda vuelta. Si se pone atención al swing, en cambio, se observa que aun quedando segundo en varias comunas grandes, Piñera fue capaz de aumentar su respaldo en varios miles de votos. Es ese incremento sostenido en la gran mayoría de los territorios lo que explica la distancia final entre él y Guillier.

La evidencia que se examina en esta columna sugiere que una parte importante del voto por Carolina Goic de primera vuelta, la gran mayoría de los nuevos votantes de la segunda vuelta y una fracción minoritaria, pero significativa, de votantes de candidatos de izquierda (Sánchez, Enríquez-Ominami, Navarro y Artés) fue a parar a Piñera.

Desde esta perspectiva, la derecha ganó porque:

1. Consolidó sus piezas fundamentales, principalmente el voto de los dos candidatos del sector en la primera vuelta, e incorporó a la campaña a figuras importantes del sector (Felipe Kast y, principalmente, Manuel José Ossandón) que evitaron una fuga de votantes y/o arrastraron nuevos votantes;

2. Atrajo nuevos electores a las urnas.

3. Robó votos en otros caladeros, entre ellos el conservador de la base DC y un voto anti Concertación/Nueva Mayoría que se aprecia principalmente en una parte del electorado del FA y MEO.

En cambio, Guillier ni consolidó su sector ni atrajo nuevos electores ni robó en otros caladeros. Es la presencia (o ausencia) de las tres causas combinadas (y no por separado) la que explica el resultado final.

EXAMEN NACIONAL

Conocidos los resultados la noche del 17D, las miradas se dirigieron hacia los votantes del Frente Amplio. Guillier quedó más de 495 mil votos debajo de la sumatoria de todos los candidatos del centro a la izquierda del 19N, y varios observadores, especialmente del bando de Guillier, acusaron a la joven coalición de izquierda de la derrota de su candidato.

La evidencia sugiere que una parte importante del voto obtenido por Goic, la gran mayoría de los nuevos votantes de la segunda vuelta del 17D, y una fracción minoritaria pero significativa de votantes de candidatos de la izquierda (Sánchez, Enríquez-Ominami, Navarro y Artés) fue a parar a Piñera”

Supongamos por un momento que esos análisis son correctos y que la totalidad de esa merma puede ser atribuida a votantes de Sánchez que se inclinaron en segunda vuelta por Piñera (en adelante, dichos 495 mil votos de diferencia serán referidos como la “merma de Guillier”).

En dicho escenario, un 63% de los votantes de Sánchez habría respaldado a Guillier, mientras que un 37% lo habría hecho por Piñera. Sabemos, sin embargo, que este escenario no es razonable, porque implica asumir que a la merma de Guillier solo contribuyeron los votantes de la candidata del FA y no los votantes de otros candidatos, como Goic, MEO, Navarro o Artés.

A pesar de su inverosimilitud, este supuesto nos ayuda a establecer un límite teórico máximo de transferencia del voto de los candidatos de izquierda. Decimos límite teórico máximo porque parece razonable pensar que, de haber una trasferencia de votantes de izquierda a Piñera, dicha transferencia no podría ser superior a la merma de Guillier (esos 495 mil votos de diferencia entre el voto combinado de los candidatos del centro a la izquierda del 19N y los que obtuvo Guillier el 17D).

En relación alconjunto de votos de la izquierda (es decir, para el voto combinado de Sánchez, Navarro, MEO y Artés), dicha transferencia sería del 15%. Pero este supuesto es útil, además, porquenos permite notar que, aun si los 495 mil votos que no consiguió asegurar Guiller fueran solo de electores del FA que votaron por Piñera, todavía quedarían unos 360 mil votos para explicar la totalidad de la ventaja obtenida por el candidato de la derecha.

Respecto al 19N, hubo casi 360 mil votos válidamente emitidos adicionales en segunda vuelta. Habría que asumir que la totalidad de dichos votantes adicionales se inclinaron por Piñera para resolver el misterio de los 855 mil votos extra de la derecha. Sin embargo, sabemos otra vez que dicho supuesto es muy probablemente equivocado. Una parte de los nuevos votantes lo hizo por Guillier, pero no sabemos exactamente cuántos.

Por otra parte, cualquiera que sea la forma en que los nuevos votantes se repartieron y el porcentaje de votantes de izquierda que no siguió a Guillier en la segunda vuelta, aun queda una cantidad importante de votos que cabría incluir en la ecuación para explicar la diferencia en favor de Piñera.

guillier

Y aquí es donde entran los votantes de Carolina Goic a la ecuación. A modo de ejemplo, si el 80% de los nuevos votantes se hubiera inclinado por Piñera  en la segunda vuelta, y el 80% de la merma que tuvo Guillier se hubiera originado en electores que escogieron a un candidato de la izquierda el 19N, pero que prefirieron a Piñera antes que a Guillier en segunda vuelta, entonces sería necesario que 171 mil votantes de Goic también se hubieran inclinado por el candidato derechista en la segunda vuelta. Esto equivaldría a un 44% del total de votantes de la candidata DC (Goic obtuvo 387.780 preferencias).

Pero, para desentrañar los flujos de transferencias en modo más preciso es necesario concentrar la atención en las comunas. Las cifras exactas y los porcentajes de las transferencias son imposibles de calcular con los datos disponibles. Pero si utilizamos algunos supuestos conservadores, pero bien fundados, podemos arribar a estimaciones sensatas que permiten desmentir ciertos mitos ya instalados y otras acusaciones infundadas.

COMUNAS CLAVES

En Puente Alto Guillier quedó 19 mil votos por debajo de la votación que obtuvieron Guillier + Goic + Sánchez + MEO + Navarro + Artés en primera vuelta.

Si suponemos que la totalidad de esos 19 mil votos faltantes son atribuibles exclusivamente a electores que en primera vuelta se inclinaron por Sánchez (que en Puente Alto fue primera mayoría con 50.583 votos, el 31,4%), eso significaría que solo un 61% de sus votantes lo hizo por Guillier en segunda vuelta y que, al menos, un 39% lo habría hecho por Piñera.

Pero ya sabemos que ese supuesto no es razonable.

Otro elemento a considerar es este: en esa comuna Piñera obtuvo 23 mil votos más que los que obtuvo en primera vuelta la suma de sí mismo y Kast. Además, la participación se incrementó en 4.300 nuevos votos válidamente emitidos.

Si un 80% de la merma que registró Guillier fueran votantes de candidatos de izquierda devenidos Piñeristas y un 80% de los nuevos votantes hubieran ido a parar a Piñera, todavía faltarían unos 4.600 votos para arribar a los 23 mil votos extra que obtuvo Piñera en esta comuna.

Solo queda mirar a los electores de Carolina Goic.

La candidata decé obtuvo 7.800 preferencias en la primera vuelta. Sumando y restando, esto significa que un 59% de los votantes de Goic del 19N se habrían inclinado por Piñera en segunda vuelta.

Si atribuimos –en forma arbitraria– la totalidad de la merma de Guillier por izquierda en Puente Alto exclusivamente a votantes de Sánchez (un supuesto poco razonable pero útil para graficar mi argumento), resultaría que al menos un 70% de los votantes de la candidata del FA apoyó a Guillier el 17D, y un 30% a Piñera en esta comuna.

Pero sabemos que la merma por izquierda de Guillier no es atribuible exclusivamente a un grupo específico de votantes. Es muy factible que una porción de electores de MEO, Navarro y Artés no se inclinara por Guillier el 17D (votando Piñera, nulo/blanco o absteniéndose).

Beatriz-Sánchez1

Lamentablemente, no tenemos antecedentes para dar una estimación razonable de dicha porción. De todos modos, los votos nulos y blancos en la comuna fueron inferiores en la segunda vuelta, lo que permite descartar un movimiento masivo en esa dirección, reafirmando la impresión de que algunos de esos electores efectivamente cambiaron su preferencia por Piñera.

De esta revisión se puede concluir que es razonable pensar que como mínimo un 70% del electorado de Beatriz Sánchez en Puente Alto prefirió a Guillier el 17D.

El efecto Ossandón habría arrastrado en favor de Piñera a un porcentaje cercano al 30% de la votación de Sánchez, es decir, unos 15 mil votos –muy probablemente algo menos que ello.

Los restantes 8 mil votos que se necesitan para completar los 23 mil extras de Piñera provendrían de los nuevos votantes y de los votantes de la candidata del PDC.

Proporcionalmente a su votación, el efecto favorable a Piñera de la campaña de la segunda vuelta sería más significativo entre los votantes de Goic (59%) que entre los votantes de Sánchez (30%). Esta es la situación de una comuna con un electorado especialmente expuesto a la oferta de la así llamada “derecha social”, donde era claro que parte de la votación de Beatriz Sánchez provenía de personas que en el pasado habían respaldado a Ossandón.

En Ñuñoa, Guillier obtuvo casi 55 mil votos el 17D, unos 8 mil por debajo de la suma Guillier + Sánchez + Goic + MEO + Navarro + Artés (suma que en esta comuna totalizó 63.458 votos).

Piñera, en tanto, obtuvo 12 mil más que la suma Piñera + Kast de primera vuelta (es decir, poco más de 60 mil votos). Hubo también poco más de 4 mil votantes adicionales y, a diferencia de Puente Alto y de la tendencia nacional, los votos nulos y blancos se incrementaron en la segunda vuelta (unos 600 nulos y blancos adicionales).

¿De dónde provienen los 12 mil votos adicionales de Piñera?

Para estimar un límite máximo a una eventual transferencia de votantes de izquierda, atribuiremos la totalidad de la merma de Guillier en esta comuna (unos 8 mil votos) al conjunto de votantes de Sánchez, MEO, Navarro y Artes de la primera vuelta.

En síntesis, Piñera ganó por tres motivos: (1) consolidó sus votación, e incorporó a figuras que evitaron una fuga de votantes y/o arrastraron nuevos votantes; (2) atrajo nuevos electores a las urnas, y (3) robó votos a su contrincante”.

Tal estimación es arbitraria, pero ilustrativa de los máximos que es razonable atribuir a la transferencia de votantes de izquierda. Por otra parte, si:

(a) la totalidad de los votos que obtuvo Goic en la primera vuelta (8.869 preferencias) fueran atribuidos a Piñera, y

(b) si suponemos que el 80% de los nuevos votantes lo hizo por Piñera (unas 3.200 preferencias),

la diferencia que resulta respecto del margen (swing) obtenido por el candidato derechista en Ñuñoa, permitiría estimar el mínimo de transferencia de votantes de izquierda a Piñera (unos 300 votos)(1).

Ambos límites son teóricos y poco probables. Para obtener una estimación más razonable, debemos introducir algunos supuestos adicionales.

Usando el supuesto conservador de que un 44% de los votantes de Goic lo hizo por Piñera, unos 3.500 votos, y que un 80% de los nuevos votantes lo hicieron por Piñera, unos 3.200 votos, entonces unos 5.300 electores de candidatos de izquierda el 19N habría votado por Piñera el 17D (2).

Dicha cifra representaría un 16,2% de los votantes de izquierda del 19N (o un 19% de los votantes de Sánchez, en caso que arbitrariamente atribuyamos la totalidad de tal transferencia a votantes de una sola candidata de los cuatro de la izquierda). Como es claro, mientras mayor sea el porcentaje de transferencia de votos DC, menor sería la transferencia de votos de izquierda.

En efecto, si usáramos un supuesto más audaz, es decir, que tal como en Puente Alto, el 59% de los votantes de Goic de Ñuñoa se plegó a Piñera el 17D (unos 5.200 votos), entonces solo unos 3.600 votantes de izquierda el 19N optaron por Piñera en segunda vuelta. En términos porcentuales, ello representaría el 13% de los votos de Sánchez, siempre suponiendo (erradamente) que la totalidad de la transferencia de votantes de la izquierda a la derecha se explica por los electores del FA del 19N.

En comunas como Las Condes o Vitacura, Guillier obtuvo en la segunda vuelta más votos que la suma de Guillier + Sánchez + MEO + Navarro + Artés el 19N, mientras que Piñera incrementó su votación casi calcado a la suma de Piñera + Kast + Goic el 19N y de los nuevos votantes del 17D.

En general, dado que Piñera obtuvo muchos más votos que la suma Piñera + Kast en numerosas comunas, no hay modo de explicar tal incremento si no se suma una parte importante del voto por Goic y una parte de significativa de los nuevos votantes a Piñera.

Es evidente que ni la totalidad de los votantes de Goic ni el 100% de los votantes nuevos votaron por Piñera, pero es razonable concluir que una gran parte lo hizo.

En Valparaíso, Beatriz Sánchez fue primera mayoría el 19N con casi 44 mil votos (36,8%). En segunda vuelta, Guillier quedó casi 13 mil votos por detrás de la sumatoria de todos los candidatos del centro a la izquierda el 19N.

Mientras, Piñera, aumentó en más de 12.500 sus votos respecto a la suma de él mismo y Kast de la primera vuelta.

Tal como hemos procedido anteriormente, atribuiremos la totalidad de la merma de Guiller a los votantes del FA y así fijaremos el límite máximo de la trasferencia de la izquierda a la derecha. En este caso, esos 12.500 votos corresponderían al 24,7% de los votos por candidatos de izquierda (o un 29% de los votos de Sánchez).

Atribuyendo la totalidad de los votos de Goic a Piñera, y sumando la ligera disminución de 300 unidades en los votos válidos (vamos a suponer que dicha disminución se trataría de votantes del centro a la izquierda que no acudieron a las urnas el 17D, por lo que contribuirían a la merma de Guillier), fijamos el límite inferior de transferencia de votos de la izquierda a Piñera.

Sebastián Piñera

En este caso, unos 7.300 votos, el equivalente al 14,4% de la votación por candidatos de izquierda el 19N (o un 17% de los votos del FA, en caso que arbitrariamente atribuyamos la totalidad de tal transferencia a votantes de una sola candidata de los cuatro de la izquierda).

Dado que no es razonable atribuir la totalidad de esa transferencia a los votantes de Sánchez, la transferencia exacta de votantes de la izquierda a la derecha en Valparaíso se encuentra en algún punto entre 12 mil y 7.300 votos (es decir, entre el 29% y el 17% de sus votantes).

MULTICAUSAL

Las estimaciones anteriores, con datos nacionales y de algunas comunas seleccionadas, se han hecho introduciendo supuestos relativamente conservadores, pero fundados, a fin de explicar el significativo incremento de la votación de Sebastián Piñera en segunda vuelta, muy por sobre la votación combinada obtenida por los candidatos de la derecha el 19N, así como el fracaso de Alejandro Guillier en consolidar el respaldo combinado de los candidatos del centro a la izquierda.

El objetivo no ha sido explicar los porcentajes ni la posición relativa de cada candidato en la segunda vuelta, sino los márgenes perdidos o ganados en términos de número de votos, por sector, entre el 19N y el 17D.

El análisis permite concluir que el espectacular incremento de la votación de Piñera en segunda vuelta, 855 mil votos, se explica por la combinación de tres factores. Primero, Piñera aseguró la votación de primera vuelta de su propio sector (en particular de José Antonio Kast, el otro contendor de derecha). Segundo, Piñera incorporó nuevos votantes: se registraron 350 mil nuevos votos válidamente emitidos el 17D, los que en su gran mayoría fueron a parar al candidato de la derecha. Y tercero, la campaña de Piñera fue eficaz en sustraer votos de otros candidatos en el centro y la izquierda. En particular, una parte significativa de los votantes democratacristianos, y una porción minoritaria pero significativa de los votantes de los candidatos de la izquierda.

En el caso de los electores de los candidatos de la izquierda el 19N, la transferencia a Piñera, en el peor de los casos, no habría superado el 15% del voto combinado por los candidatos del sector (Sánchez, MEO, Navarro y Artés). Si la totalidad de dicha transferencia fuera atribuida a votantes del FA, esta llegaría como máximo al 37%, pero sabemos que tal atribución se basa en un supuesto errado.

En efecto, estas cifras se reducen significativamente cuando computamos el efecto de los nuevos votantes y la transferencia por parte de los votantes del PDC.

Nuestro análisis, basado en supuestos conservadores, permite establecer que entre un 40% y un 60% de los votantes de Goic fue captado por Piñera. De tal modo, si un 50% de la votación de Goic hubiera migrado a Piñera (193 mil preferencias), y si el 80% de los nuevos votantes lo hicieron por Piñera (288 mil preferencias), la transferencia desde los votantes por candidatos de izquierda se reduciría a un 11,4% (o unas 373 mil preferencias).

¿Quiénes son estos votantes? El análisis anterior es consistente con algunas interpretaciones cualitativas sobre la movilización electoral provocada por la campaña de Piñera para la segunda vuelta. El miedo a “Chilezuela”, a los votos marcados, a no encontrar trabajo, a otro gobierno con los comunistas en La Moneda, activó a los votantes derechistas (y a otros no tan escorados a la derecha).

El incremento de la participación, esos 330 mil nuevos votantes, parecen responder a estos llamados hechos con insistencia por los líderes de la derecha. Por otro lado, parece claro que una parte no despreciable de votantes de Sánchez y MEO se corresponde con personas de marcada identidad anti Concertación – Nueva Mayoría. Dicha identidad se superpondría a cualquier otra (por ej., la identidad de izquierda sería secundaria o inexistente entre estos votantes), lo que los haría impermeables a los llamados a votar por Guillier hechos por sus respectivos líderes.

Por último, como han declarado varios personeros del PDC tanto antes como después de las elecciones, una parte de su propio electorado estaría penalizando la alianza de su partido con las fuerzas de izquierda, especialmente con el Partido Comunista. Para los votantes más conservadores del PDC (por ejemplo, para aquellos que se identifican con personeros como Mariana Aylwin), en ausencia de un candidato propio, Piñera era la mejor alternativa.

Anuncios
| Deja un comentario

Después de la paliza… ¿Y ahora qué?

El triunfo de la derecha fue demoledor. No se trata solo de un triunfo político, también es un triunfo en lo cultural. La derrota de la centroizquierda fue aplastante. ¿Qué hacer?


Escriben Arturo Alejandro Muñoz y Luis Casado

Fuente: diarioelect.politika@com


que-hacer

Quienes tienen más de 60 años de edad recordarán la derrota sufrida por la izquierda –con Salvador Allende a la cabeza– en el año 1964: la derecha decidió no llevar candidato a la presidencia y apoyó al democristiano Eduardo Frei Montalva. Así le otorgó a Frei y a la DC un triunfo cuyo resultado superó el 56% de los votos válidamente emitidos. No fue la última vez que el “centro” y la derecha se unieron para impedir el triunfo de la izquierda de izquierda (para diferenciarla de la izquierda de derecha o “centroizquierda”). Años más tarde, en 1973, ambos sectores contribuyeron al golpe de Estado.

Hoy, en la segunda vuelta de la presidencial, el triunfo de la derecha fue demoledor. No sólo se trata de un triunfo político, también es un triunfo en lo cultural. La derrota de la “centroizquierda” fue aplastante. Para Bachelet y la “centroizquierda” entregarle el poder a Piñera deviene una costumbre.

De 1990 en adelante, con o sin alternancia, hemos asistido a una suerte de cogobierno. Desde hace 27 años la “centroizquierda” y la derecha han compartido el mismo modelo económico heredado de la dictadura. De ese modo se arriba a una forma de desarrollo socioeconómico mediocre, en la cual –desgraciadamente– las grandes ideologías y los sueños de profundos cambios políticos salen sobrando. Lo que prima en cualquier gobierno inserto en este horizonte es el interés de los poderosos, no las grandes utopías.

Una derecha pragmática, bárbara y fría, –con el concurso de una “centroizquierda” deslavada y obsecuente–, impuso en la sociedad objetivos que benefician sus propios intereses.

E hizo de quienes debían estar situados en la vereda de enfrente sus socios putativos. Putativos y dóciles. Individualismo y consumo han sido los pilares fundamentales del sistema que se apoya en una democracia de “Mall”, donde sólo existen consumidores, clientes y deudores.

Ya no hay, como décadas atrás, una visión de futuro, un sueño de país, de República integradora.

A estas alturas la derecha no tiene necesidad de inventar nada. No lo necesita. Culturalmente, la sociedad parece aceptar que el dominio de los poderosos surge de una Ley Natural inexistente. Tanto menos cuestionable que es Natural, e inexistente.

La izquierda de derecha, fraccionada, sin ideas sino las de la derecha, más preocupada de la repartija de sinecuras que del pueblo que dice representar, practicando el método “quítate de allí que yo me ponga”, lucha por la corona del ‘elegido’, del ‘iluminado’, de la Juana de Arco que movilizará a los millones de seguidores que alguna vez tuvo ese sector.

Esa izquierda de derecha, la mal llamada “centroizquierda”, es la derrotada. Nunca fue portadora de nada, de ningún proyecto fundador de una República democrática, justa, verdaderamente moderna, en la que la inmensa mayoría de la población pudiese reconocerse. La izquierda de derecha se contentó con administrar el espejismo del consumo a crédito, de la libertad de auto explotarse como “sub-contratista”, de pequeño empresario con ínfulas de potentado, de winner en la jungla de las oportunidades para todos.

Al final, no puede sorprender a nadie que los electores que aun votan prefieran el original de derecha a la mala copia “centroizquierdista” que a ratos, –solo a ratos–, impulsada por algún remordimiento de consciencia, evoca algún derecho secuestrado para restaurarlo disuelto en agua bendita.

Mientras tanto… ¿qué propone la izquierda de izquierda? ¿Qué puede oponerle a la derecha que pretende tener la exclusividad del “crecimiento”, del consumo y la felicidad en la Tierra?

La cuestión tiene pertinencia planetaria. Allí donde las fuerzas de la izquierda consecuente renacen, replantearse la economía es tarea prioritaria. Reciprocamente, allí donde se replantean la economía, renacen las fuerzas de izquierda.

La utopía de un mundo maravilloso centrado en el lucro, en la explotación del Hombre y la Naturaleza, es inviable. La dominación de los poderosos, asentada en la pauperización de los más, nos lleva al desastre. La concentración de la riqueza en manos de un puñado de privilegiados que se erige en modelo, es la receta para un mundo impracticable.

La dimensión ecológica de la izquierda de izquierda debe estar en el meollo de sus reflexiones: lo que está en juego es la supervivencia de la Humanidad. El crecimiento sin fin no es una utopía: es una condena.

Por ahí hay quien sugiere releer a Malthus, y en una de esas lleva razón. El mundo es finito. La aceleración del consumo y la desaparición de los recursos renovables nos acerca a una crisis en que la lucha de clases no tiene nada que ver. Se trata de la supervivencia de la vida en la Tierra.

Como suele suceder, quienes tocan el tema desde el punto de vista de la “ciencia ficción” asumen un papel de precursores. Los films Elysium o Interstellar nos hablan de un mundo agotado, en el que el riquerío se reserva el recurso de una prisión de lujo, o algunos científicos en plan Giro Sintornillos venden la pomada del viaje a otras estrellas.

Por lo pronto, avanzado el primer cuarto de siglo XXI, no logramos ni siquiera revertir el fenómeno de la creciente apropiación del trabajo de todos por parte de una oligarquía insaciable. Bernard Maris llegó incluso a sugerir que ese es un viaje sin regreso o, en otras palabras, una condena a muerte sin remisión de pena.

Nos acercamos, a pasos agigantados, al triunfo de los privilegiados que dominarán sin contrapeso en un mundo inviable.

Gradualmente, las elites remplazaron el sueño del paraíso en el cielo por la quimera de ser todos como Piñera: ignorantes, mediocres, deshonestos, inmorales, pero pillines y ricos.

La izquierda de izquierda tendría que partir por dejar claro que si el primer sueño tuvo como objeto mantener dócil la mano de obra para facilitar la acumulación primitiva, el segundo es una pesadilla de la cual no despertaremos.

| Deja un comentario

Chile 2017: ¿Giró al progresismo?

Publicado el  por Marcelo Solervicens

http://marcelosolervicens.org/2017/11/chile-2017-giro-al-progresismo/#more-1236

Las elecciones presidenciales del domingo 19 de noviembre en Chile desmintieron los pronósticos. Chile 2017: ¿Giró al progresismo?  ¡A destiempo con los vientos conservadores que soplan en América latina! La gran sorpresa la creó la candidata del emergente Frente Amplio ( FA),  Beatriz Sánchez con su dulce derrota. Aunque con 20,3% de apoyo no pasa a la segunda vuelta presidencial, hizo entrar un nuevo actor en el sistema político chileno. A diferencia de lo que ocurrió en 2009  con la alta votación de Marco Enriquez-Ominami, el ME-O. Se trata de un actor favorable a los cambios y la profundización de las reformas iniciadas por Michelle Bachelet.

La sorpresa menor es que habrá efectivamente balotaje el 17 de diciembre para designar el séptimo presidente desde 1990 cuando terminó la dictadura de Pinochet. Uno de los que pasan a la segunda vuelta es el candidato derechista de Chile Vamos, el ex presidente Sebastián Piñera (2010-2014),quien obtuvo 36,6%. El otro, es el senador por Antofagasta, Alejandro Guillier quien obtuvo el 22,7%. Guillier representa La Fuerza de Mayoría. El propone un programa de continuidad y profundización de los cambios iniciados durante el gobierno de Michelle Bachelet.

Es importante constatar que en las elecciones, se mantuvo la alta abstención de otras ocasiones. Sólo votó el 46%.de los más de 14 millones de electores potenciales. Persiste el desafío de la legitimidad del sistema político chileno. Son problemas que se inmiscuyen en una campaña electoral que confirma el fin del sistema político instalado en 1989.

Chile 2017: ¿Giró al progresismo?

En las elecciones al Congreso, las primeras después del binominal, se confirmó el surgimiento de un nuevo actor político. El FA eligió  21 diputados y un senador por Valparaíso. Independientemente del carácter heteróclito de la coalición, ella propone la profundización de los cambios que rompan con el neoliberalismo hegemónico en Chile. Es portador de una nueva forma de hacer política que todavía debe confirmarse en la práctica ¿Chile gira a la izquierda?

1VotaPC

No es tan seguro. Gracias al sistema Hondt, la derecha

aumentó su diputación de 48 a 66. Ahora Renovación Nacional tiene más diputados que la UDI. Además, se confirma la fragmentación de la derecha con el aumento de la votación de Evopoli, de Amplitud y del regionalista FREVS.

En la Fuerza de Mayoría, los más castigados fueron la DC (que presentó lista propia con MAS) y el PPD, el ala derecha de la coalición gobernante. Ambos perdieron 7 diputados. (14 diputados en total).  Entre ellos Ignacio Walker. Los socialistas, comunistas y el Partido radical aumentaron a 8 su número de diputados cada uno.Se trasladaron votos de castigo de la Fuerza de Mayoría al FA. Destaca el voto de castigo a figuras emblemáticas de la Concertación como: Andrés Zaldívar, (DC), de Camilo Escalona (PS), entre otros.

El presidente que se elija el 17 de diciembre deberá contar con el FA para la adopción de leyes. La DC deja de ser el partido pivote de la política chilena. ¿Se trata de un cambio de ciclo?

Piñera No Tiene Asegurada la Victoria

El ex presidente Sebastián Piñera, con el  36,6% estuvo lejos de una victoria en la primera vuelta. Según sus partidarios pasó de una presidencia ganada a una ganable. Obtuvo una votación semejante a la de Evelyne Mattei en 2013.

 

1Piñera.jpg

¿Anticipa aquello una derrota de la derecha en el balotaje del 17 de diciembre? Es una carrera abierta.

Piñera cuenta desde ya con el apoyo del ultraderechista Juan Antonio Kast, ( 8%). Pero ello no le permitiría crecer más allá del 44%. Por otro lado, la derecha tradicional, heredera del pinochetismo, se ve fragilizada con el fortalecimiento de Evopoli, de Amplitud y del FRVS. Los llamados a constituir una derecha del siglo 21, cuestionan la popularidad de Piñera, ligado a la vieja derecha.

Piñera debiera buscar los votos que le faltan en el centro político. Su propuesta de retomar el crecimiento a toda costa y revisar las reformas del saliente gobierno Bachelet, no despertaron el entusiasmo.Busca el apoyo de la derecha de la DC. La derrota de Walker, de Andrés Zaldívar y otros representantes del ala derecha de la DC, debilitó esa posibilidad.

Lla hegemonía de la derecha en los medios de comunicación sale trasquilada. El predominio del discurso de Carlos Peña y otros exitistas que esperaban una victoria de Piñera en la primera vuelta, se reveló como una manipulación del discurso público. Aumenta el consenso de que los chilenos no solo se preocupan del consumo, quieren derechos. Acceder  a la salud, la educación , la previsión, entre otros.

¿Nueva Oportunidad para la Fuerza de Mayoría?

Existía una morosidad evidente entre los partidarios de la Fuerza de Mayoría. Temían, como inevitable, una victoria de Piñera. Es evidente que la baja votación de su candidato presidencial y al Congreso fue un voto de castigo.

 

000.Guillier.jpg

 

Las explicaciones abundan. Para algunos están las denuncias de corrupción. No fue suficiente conleyes de transparencia adoptadas por la presidenta Bachelet. Se interpreta la derrota de Osvaldo Andrade (PS) como el rechazo a abusos de familiares de la clase política. Para otros, se trata de los efectos de las reformas incompletas, que decepcionaron. Para otros están los elementos ligados al desgaste de las corrientes que han gobernando Chile por el más largo tiempo de su historia. Disgusto por las peleas internas, la burocratización y en general la distancia entre política y sociedadligados a la forma asumida por la transición

¡El voto de castigo si se dio! Guillier consigue pasar a la segunda vuelta pero con el más bajo score de un candidato del conglomerado Concertación/ Nueva mayoría/ Fuerza de la Mayoría.

Las matemáticas favorecen sin embargo a Guillier. El progresismo en sus diversas tendencias recibió el 56% de los votos.

Ya obtuvo Guillier el apoyo de Marco Enriquez-Ominami (5,7%)., el de Carolina Goic (5,9%), de la DC entregó su apoyo sin condiciones a Guillier. Ella reconoció la derrota de su estrategia de vía propia. El emergente Frente Amplio con el 20,3% de apoyo, tiene la balanza del poder. Pero aparece como un aliado natural si Guillier opta por profundizar la obra de Bachelet

¿Un Balotaje Crucial?

Los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, alejan al derechista Sebastián Piñera del poder. Cuestionan la tesis de Eugenio Tironi de la sana alternancia en el poder entre dos bloques inamovibles. Una característica de la democracia moderna chilena. Pero no por ello aseguran la victoria de Alejandro Guillier. y una salvación de la Fuerza de Mayoría como tal. Debe reinventarse.

000_autonomista.jpg

El Frente Amplio, cristalizó el voto de castigo a la Fuerza de Mayoría. Ese voto no se fue al derechista Sebastián Piñera. Pese a que este se vistió del ropaje nostálgico de la política de los consensos y de los años de crecimiento acelerado de la política chilena. Que rescató el nombre de sus adversarios como el primer presidente de la Concertación Patricio Aylwin.  Es un cambio de paradigma.

El premio nacional de historia, Gabriel Salazar, tenía razón al advertir contra las prácticas de vieja política del cuoteo en que cayeron para la designación de candidatos del FA. Hoy con una votación del 20% y con 20 diputados y 1 senador, el FA es un nuevo actor de la política chilena. Como dijo Beatriz Sánchez el Frente Amplio “llegó para quedarse”.  Una diferencia notable con la votación, sin respaldo orgánico, pero  semejante del ME-O en 2009. Pero ello no indica que le favorecería el crecimiento del FA una ruptura con la candidatura de Guillier. Ella sería acusada de permitir una victoria de Piñera quien gobernaría contra lo que propone el mismo FA.,

Todos Contra Piñera ó Todos por los Cambios

Lo cierto es que los resultados decepcionantes de la Fuerza de Mayoría son una segunda advertencia para ese sector. Advertencia de colocarse en diapasón con el universo de votantes activos. Advertencia de que para conseguir la participación de  los abstencionistas, debe inspirar. Debe ir más allá. Debe osar proponer el cambio constitucional, la Ley de Medios, entre otras. También profundizar las transformaciones iniciadas por Michelle Bachelet. La presidenta puede efectivamente transformarse en un factor importante de derrota de la candidatura de Piñera.

El nuevo paradigma de la política chilena debiera traducirse en la conformación informal o formal de un bloque por los cambios.

Con 22,67% Guillier es quien pasa a la segunda vuelta. Está llamado a encarnar no solo el Todos contra Piñera. Quienes votaron suman apoyos de más del 50% a la profundización de los cambios. A reactualizar la participación ciudadana. Nadie puede contradecir que se votó mayoritariamente por el abanico de propuestas de profundización de los cambios iniciados por la presidenta saliente Michelle Bachelet.

| Deja un comentario

¿Quién es, realmente, Sebastián Piñera?


Ya que se trata de un relevante ‘hombre público’, sano es conocerlo a fondo, sin tapujos. He aquí algunas aristas de su trayectoria y de su personalidad


Escribe Arturo Alejandro Muñoz


Toda persona que voluntariamente se inserta en la actividad pública, renuncia obligadamente a su vida privada. Es una de las primeras reglas del juego político. Por ello, llorar o indignarse porque alguien le ha sacado al sol algunos trapitos personales sólo sirve para acrecentar el volumen y el fondo de las críticas.

En el caso del señor Piñera Echenique, a la incontinencia verbal ha sumado acciones propias de un bufón, pero de aquellos que finalmente terminan siendo pifiados. Si hay un caballo, quiere montarlo; si hay un desfile militar quiere encabezarlo; si hay un bote, quiere remar; si hay una pelota quiere patear un penal; si hay un Ford ‘T’ quiere conducirlo; si hay un helicóptero, quiere pilotarlo; si hay una nalga quiere ponerle una inyección; si hay un escenario quiere ocuparlo…definitivamente, es demasiado.

Tanto busca cámara, que llega el momento de la saturación. Durante su gobierno (2010-2014) le vimos por TV encaramado en la moto 450 cc de Francisco ‘Chaleco’ López, sonriendo mediáticamente ante periodistas, cámaras y público en el parque automotriz que el rally Dakar estableció en Arica, lugar al cual –era que no– desde La Moneda había llegado la orden de levantar una tienda –en medio del parque automotriz de esa competencia internacional–, pues el Presidente quería permanecer allí junto a los pilotos y técnicos varias horas, específicamente durante la presencia de la prensa.

¿Es un problema de ‘ego’ elevado a la máxima potencia, o hay algo más en este intrincado asunto que para algunos partidarios de don Sebastián obedece sólo a ‘ingeniería publicitaria política’?

Él lo hace, él yerra, él se equivoca… pero no tiene empacho en salir al ataque criticando a otros por hacer lo que él ha hecho, jurando dar el mejor de sus esfuerzos para que esos otros no lo hagan más, por lo que solicita ser elegido en la primera magistratura para cumplir “honestamente y con el corazón en la mano” tales propuestas. Así es Tatán.

Convengamos que él no es uno de esos derechistas clásicos, de aquellos que pertenecen a un conservadurismo clasista y totalitario. Tampoco es un individuo que se inscriba en la fanaticada del neo fascismo europeo. Quizás, por tradición familiar, siempre haya estado más cercano a la derecha confesional inserta en el partido demócrata cristiano, y no a la derecha dura y pura representada por personeros de apellidos Jarpa, Novoa, Kast, Labbé, etc. Sin embargo, es esa derecha la que más conviene a su interés primordial: los negocios, el dinero. La ama y se acerca a ella; duda y se aleja; titubea… que sí pero que no, aunque, bueno, ya.

En política actúa tal cual lo hace en asuntos de negocios; sin contemplaciones, sin reparar en excesos ni dárselas de perdonavidas. Así es como se prospera en las materias comerciales; así es como actúa y crece un especulador financiero que pretende ser exitoso.

Bien sabemos que en los negocios y asuntos comerciales de alto volumen hay escasas reglas morales (por no decir ninguna) y no existen debilidades de abuelita. Da lo mismo (ni siquiera interesa) que la víctima sea mujer, hombre, viejo o joven, como tampoco preocupa en demasía que esa víctima pueda quedar de brazos cruzados y en la calle si el victimario la desplumó. Basta con que no sea abiertamente ilegal realizarlo. Muchas veces, y esto es tan cierto como lo anterior, el especulador transita la delgada línea que divide lo legal de lo ilegal. Es sabido que esa línea cae dentro del territorio de la inmoralidad.

Pues bien, Piñera es precisamente uno de esos especuladores, y como tal actúa en política, oficio este último que ve como plataforma de negocios más que como acción social. Todo lo reduce a dinero. No le importa mucho reflexionar sobre su forma de actuar si finalmente obtiene ganancias. En materias bursátiles se especula, se miente, se juega al engaño… y Sebastián utiliza ese método –el único que conoce– en su accionar político.

En realidad, ha usado esa fórmula desde que decidió iniciarse en el oficio público, mezclando en un todo único a la política con la especulación financiera y la ausencia de estatura moral. Su recorrido en política está plagado de inconsecuencias e incoherencias, además de acciones que una mayoría del electorado considera ilícitas, pero que no han sido causa suficiente para sacarlo del escenario. Vea usted lo siguiente.

Le dijo al país que había votado por el NO en el plebiscito de 1988, sin embargo aceptó de buena gana ser el jefe de campaña del favorito de Pinochet en la elección presidencial de 1990, Hernán Büchi, atacando con virulencia al contrincante –Patricio Aylwin– asegurando que con ese democristiano en la Moneda Chile podría derrumbarse económicamente y alterarse, de manera severa, la ‘paz social’ obtenida durante la dictadura.

Años más tarde, en el 2017, dirá que admira y quiere encarnar la acción de Patricio Aylwin en el cargo de primer mandatario. ¿Cómo creerle? Es una jugada típica de negociante… Desea atraer a su redil la votación de democristianos desprevenidos y también de aquellos beatos conservadores sin voz ni presencia pública (en la DC los hay, y no son escasos).

Desde todas las tribunas, Tatán grita a los cuatro vientos que siempre rechazó a Pinochet debido a los ‘excesos’… Sin embargo, fue uno de los más encendidos defensores del dictador cuando Pinochet se encontraba detenido en Londres. No podía darle la espalda, ya que fueron dos de sus ministros –José Piñera (su hermano) y Mónica Madariaga– quienes le libraron de caer a la cárcel luego de la estafa y quiebra que él protagonizara como gerente del banco de Talca, acción que dio origen a una orden judicial de “arresto” firmada por el juez Luis Correa Bulo. En esas acciones, la política vino en su ayuda desde las más altas instancias del poder. No sería la última vez.

Por cierto, tuvo y sigue teniendo enemigos en el escenario de la banca, las finanzas y la especulación. Algunos de ellos han sido poderosos, como el ya fallecido Ricardo Claro, dueño del canal de televisión Mega, de Cristalerías Chile y principal accionista de la Compañía Sudamericana de Vapores.

Amenazas de agentes de la CNI –que mantuvieron durante algunas horas secuestrado a su pequeño hijo– lo sacaron de la política durante un tiempo. Era sin duda la respuesta de Ricardo Claro a la traición de Piñera con el asunto de las tarjetas de crédito (el dinero plástico).

Muy probablemente, para el empresario Claro Valdés no había sido suficiente castigo el destape mediático ante las cámaras de Mega con el escandalillo de la radio Kioto, en cuya grabación Piñera recomendaba a su amigo Pablo Díaz –en conversación telefónica, grabada por agentes militares de la CNI que a su vez pagaban favores a Claro– desprestigiar duramente a Evelyn Mathei, su contrincante en la búsqueda de apoyo de la derecha para presentarse como candidatos a La Moneda.

Ese escandalillo la prensa lo bautizó como “Piñeragate”. Dos décadas después, la Mathei sería ministra en su gobierno, y él hablaría maravillas de ella. Pero se trataba de un casamiento sin amor… por conveniencia… por negocio… por política.

Nunca ha creado empresa alguna, aunque le agrada que le digan “mega empresario”, porque en estricto apego a la realidad sólo es un hábil especulador financiero sustentado por sólidas redes familiares y políticas. Todo lo que él realiza tiene un apego sólido en la ideología especulativa-comercial que conoce y maneja a la perfección. Lo demostró el día en que se involucró de lleno en el fútbol profesional, avizorando en esas acciones un triple logro: político, económico y mediático. Así fue.

Su corazoncito futbolero estaba abrazado a la tienda cruzada (Universidad Católica, que era su alma mater), pero los afanes comerciales le hacían mirar con ojos ávidos al club popular (Colo-Colo). Invirtió dinero en ese club, logró colocar allí a sus amigos y socios en el directorio, y como rebote de tales acciones, su figura se alzó exitosamente en las capas populares, lo que le ayudó a ganar puntos en sus afanes presidenciales. Política tratada como negocio. De eso sabe. Más tarde vino el escándalo Mayne Nichols-Marcelo Bielsa, produciéndose el colapso de su imagen en los estamentos del Chile de a pie. Aunque ello duraría poco tiempo, como sabemos.

Más tarde conoceríamos otras andanzas de don Sebastián, algunas rayanas en la ilegalidad y otras en la inmoralidad. Dentro de la lista de esas ’andanzas’ se encuentra la multa de 363 millones de pesos impuesta por la Superintendencia de Valores y Seguros en 2007. Entonces la entidad sancionó al ex mandatario por haber adquirido, a través de la sociedad Santa Cecilia S.A., un total de 3 millones de acciones de LAN con información privilegiada.

Además, en el 2015, se vio involucrado en la investigación sobre el pago de facturas que efectuó Chilevisión –el año 2009– por servicios inexistentes a Aguas Andinas, Pampa Calichera, SQM y Asesorías Ilihue.

Súmese a lo anterior, la acusación de coimas LAN en Argentina, el lío gravísimo con SQM, la eventual traición a la patria en el asunto EXALMAR-BANCARD-Tribunal de La Haya (cuando gobernaba nuestro país), lo acontecido con el Terminal Bloomberg, el no pago de impuestos en Chile mediante desvío de sus dineros a paraísos fiscales, y una serie de otros hechos que por sí mismos ameritarían un proceso penal.

Es soberbio, y al igual que todo especulador financiero desconoce la vergüenza (en política es un sentimiento inútil). Se niega a reconocer que hay una indesmentible mayoría ciudadana que le desprecia. Se fía del escuálido 40% de concurrencia a las urnas para apropiarse la banda presidencial.

¿Qué más del 60% del padrón electoral no concurre a los comicios? ¿Y qué? La Constitución del 80 (revigorada por Ricardo Lagos el 2005), no sanciona ni invalida unos comicios si la inmensa mayoría se ausenta del proceso eleccionario.

Es por ello que acostumbra no sólo mentir con liviandad patológica, sino también a apropiarse de éxitos que no le corresponden, acusar a otros de las fallas y patinazos que él ha cometido, responder todos los cuestionamientos con el mismo discursillo (aunque no diga relación alguna con lo que se le pregunta), hacer de payaso para ocultar fracasos y torpezas, carecer absolutamente de auto crítica, en fin, actuar en el servicio público tal cual lo hace un bolichero en su perorata engatusadora frente al cliente desavisado e ingenuo.

A caciques como Sebastián les conviene que millones de jóvenes se nieguen a sufragar porque “no están ni ahí” con la política y menos aún con los políticos. Esa ausencia le promete un nuevo triunfo en las urnas. Él gana, los megaempresarios ganan… Chile pierde.

Para él, todo se trata de “negocios”… en ellos no hay corazón ni sentimentalismo. Sebastián Piñera es así. Un especulador financiero metido en la política, a la que ve y administra como lo hace con todo aquello que se transa en la Bolsa de valores.

POLITIKA

| Deja un comentario

Patricio Mery: El Periodista elogiado por Rafael Correa es perseguido por la Policía y Justicia Chilena

45.jpg
Resumen Latinoamericano/ 24 de junio 2017 .-Patricio Mery y Rafael Correa

El acercamiento entre el periodista Patricio Mery y el gobierno de la Revolución Ciudadana, que encabezó Rafael Correa, se inició a raíz de la denuncia y advertencia –al gobierno ecuatoriano- efectuada por este periodista de  que la Agencia Central de Inteligencia (CIA), preparaba distintos planes desestabilizadores contra su gobierno, con la complicidad de Sebastián Piñera, a través del narcotráfico. Verdad que fue expuesta en conjunto con el inspector de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI), Fernando Ulloa (https://www.youtube.com/watch?v=FeAwN-91pf8), producto de la denuncia publicada en el sitio periodístico dirigido por Mery http://www.panoramasnews.com/.

Los medios ecuatorianos y el presidente Correa recogieron la información, la que fue difundida internacionalmente, salvo en Chile donde los medios de comunicación censuraron la noticia.

Desde el año 2016 Mery se encuentra en Ecuador donde desarrolla su labor periodística de análisis coyuntural político, siendo permanentemente citado a medios periodísticos para dar a conocer su opinión respecto de temas que atañen al Ecuador y al mundo. Dentro de estos análisis, es muy conocido el enfrentamiento que tuvo en Ecuavisa con el conductor del noticiario de dicha estación televisiva, Alfredo Pinoargote, cuando éste dijo que Chile fue un país estable durante el régimen de Augusto Pinochet. Ante lo cual, Mery replicó que dicha “estabilidad” se dio por el uso de la fuerza y miles de desaparecidos (https://www.youtube.com/watch?v=w5zPJeWG0Y8). Situación tan comentada en dicho país que hasta el entonces Presidente Correa se pronunció al respecto (https://www.youtube.com/watch?v=gaKWFD4fhtU).

Desde Ecuador informa a Latinoamérica a través de su medio periodístico Panoramas News y ocasionalmente a través del medio chileno El Ciudadano, donde incluso junto al director de este periódico, Bruno Sommer, entrevistó a uno de los líderes de  la Revolución Ciudadana, el Vicepresidente de Ecuador Jorge Glas.

Algunos especulan que Mery asesoró al movimiento político Alianza País para llevar a Lenín Moreno a la presidencia de Ecuador, aunque no hay pruebas de aquello, su cercanía con Rafael Correa, quien lo cita cada cierto tiempo a través de sus redes sociales y en algunas entrevistas públicas es evidente. Sin embargo, su arribo a Ecuador se da por una concatenación de acontecimientos que enturbian la ética de ciertas autoridades nacionales, además, de sus problemas de salud. Conozcamos entonces esta serie de acontecimientos.

El Origen: Persecución Política

En el año 2011 Patricio Mery Bell, periodista y director del sitio de noticias chileno Panoramas News, denunció al General Director de Carabineros del momento, Gustavo González Jure, por el crimen del joven de 14 años, Sergio Albornoz Matus, durante la dictadura militar de Augusto Pinochet.

Las investigaciones del comunicador determinaron que el carabinero asesinó de un disparo por la espalda al adolescente en 1988 en el marco de las manifestaciones contra el dictador, en la comuna de La Granja.

“Hemos hecho una investigación que le ha dolido mucho al sistema represivo en este país, que es que el ex General Director de Carabineros Gustavo González Jure participó de la dictadura de Augusto Pinochet y asesinó por la espalda a un niño de 14 años, el 30 de agosto de 1988 cuando él era capitán (…) esto llevó a un juicio por injurias en mi contra, porque en este país se persiguen a periodistas independientes”, manifestó Patricio Mery.

Debido a la publicación de dicha investigación en el sitio Panoramas News, el Ex General inicio un proceso judicial contra el director del medio independiente por delitos de injurias, que lleva ya 6 años.

Durante este tiempo se llevaron a cabo tres juicios sin contar las órdenes de innovar presentadas por el excarabinero; que son recursos  para censurar reportajes y frenar cualquier proceso o acción que pueda llevar a cabo un medio de comunicación. Todas estas acciones judiciales las realizó utilizando al departamento de justicia de Carabineros para un juicio personal, en una clara muestra de corrupción y mal uso de fondos públicos

Juicios contra Patricio Mery Bell

En un primer juicio, del policía contra el periodista, se llegó a un acuerdo en donde Panoramas News se comprometía a formalizar en su sitio web una aclaración sobre el tema a cambio de la reincorporación de trabajadores de la fuerza despedidos injustamente por la institución. El medio cumplió, el General Director, no.

En una segunda instancia se condenó a Patricio Mery Bell con el pago de una multa por no publicar el derecho a réplica; en su defecto debería pasar 63 días en la cárcel. En este caso el comunicador no recibió notificación alguna y se enteró de la decisión por terceros. Además de ello, también se decidió la censura del medio de comunicación. Finalmente la familia de Mery Bell pagó la multa, pero el medio nunca fue restituido.

Actualmente se desarrolla un tercer juicio, cargado de vicios, en el que el Cuarto Tribunal Oral en lo Penal estableció una audiencia de preparación para un futuro juicio oral, mientras Mery se encontraba en Ecuador.

El año pasado Patricio Mery llegó al país de la Revolución Ciudadana con el objetivo de quedarse un mes. Pero producto de una enfermedad crónica en el hueso de la mastoide, tuvo que ser hospitalizado en Guayaquil, razón por la cual no pudo asistir a dicha audiencia de preparación del juicio oral y de revisión de su estado de salud. No obstante, el periodista envió los certificados médicos pertinentes que fueron rechazados por haber sido emitidos por profesionales ecuatorianos. Con esto los jueces mostraron su xenofobia y racismo.

Finalmente, el juzgado chileno adoptó una medida irracional que vulnera la libertad de expresión, el derecho a informar y los pactos sobre tratamiento de los trabajadores de prensa, ya que emitió una orden de prisión preventiva anticipada contra Mery. Lo insólito es que se abstuvieron de pedir la extradición del comunicador…

“Desde ese momento estoy en exilio y en calidad de cuasi refugiado político” expresó el comunicador.

Sí Mery regresa y es encarcelado sería el segundo periodista en la historia moderna de esa nación en pagar con prisión por realizar su trabajo. Pues el actual candidato a presidente Alejandro Guillier estuvo preso por publicar una grabación de cámara oculta sobre el juez Daniel Calvo en el año 2003.

Prontuario Criminal de Tres Generales Directores de Carabineros

El periodista Patricio Mery Bell se ha granjeado la ojeriza de los tres últimos generales directores de la policía uniformada porque ha investigado y denunciado a través de su medio periodístico los delitos y faltas a la ley y la ética que éstos han acometido.  Repasemos, entonces, someramente el derrotero delictivo de estos generales:

I)                    Eduardo Gordon (Director General de Carabineros entre mayo de 2008 y septiembre de 2011)

El denominado caso Paco Gate salpica su mandato de la policía uniformada (malversación de hasta el momento $22.500 millones). Además, este exgeneral fue denunciado por Patricio Mery en 2011 por ocultar la participación de su hijo en un accidente automovilístico, ordenando la modificación de un parte policial a sus subalternos.

II)                  González Jure (Director General de carabineros entre septiembre de 2011 y septiembre de 2015)

Paco Gate.

Caso Compras con Sobreprecio: fue una serie de irregularidades en las compras del Departamento de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) de Carabineros, ocurridas en 2012. Fueron $1.600 millones en malversación de fondos públicos, de acuerdo a un informe de la Contraloría General de la República. El Consejo encargado de velar por la correcta adquisición en esta área estaba encabezado por el general González Jure.

Caso Firmas Falsas: en el año 2013 González Jure incumple una resolución emitida por el Juzgado de Garantía de San Bernardo en causa RUC 0901030871-K, expulsando de las filas de la institución a un cabo carabineros Renis Jaramillo, en circunstancias que éste era inocente de la imputación de manejar un vehículo en estado de ebriedad. Situación que también la Contraloría general de la República le representó al general González.

El asesinato de Sergio Albornoz Matus: ya citado grosso modo  al comienzo de este artículo. En un comienzo González Jure fue acusado por la justicia ordinaria como autor del delito de homicidio. No obstante el caso pasó a manos de la justicia militar -altamente cuestionada por instituciones internacionales- en donde se desarrolló un complejo montaje para cuidar al entonces capitán, que incluyó la quema de pruebas, expedientes, peritajes, y hasta se culpó a otra persona por el asesinato, el subteniente Miguel Ángel Ortiz, quien luego de ser condenado se mantuvo bajo la protección de González Jure durante su mandato en Carabineros y ostentó, al momento de la denuncia de Mery, el grado de Teniente Coronel. Asimismo, en el proceso judicial que lleva a cabo contra Mery, González Jure es representado por el oficial y abogado de Carabineros Jorge Parra Aguilar, lo cual constituye un acto ilegal ya que actualmente no es un miembro activo de la policía uniformada, por lo tanto, no puede utilizar a un profesional jurídico de Carabineros en sus asuntos litigiosos personales.

III)                Bruno Villalobos (Desde septiembre de 2015 es el actual General Director de Carabineros)

Su imagen está completamente empañada por el mega fraude –Paco Gate- que sacude a Carabineros. Distintos sectores políticos del país, de manera transversal, exigen que renuncie a la institución y asuma su  responsabilidad. Amén de este delito, en 2011, en su rol de Jefe de Inteligencia de Carabineros ordenó escuchas ilegales telefónicas. Caso denunciado por Mery frente a la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de Chile.

Para concluir este artículo, citaremos una frase de Mery sobre el caso de Sergio Matus, que a la postre fue premonitoria, y que por antonomasia  abarca todos los casos de corrupción aquí tratados:

“Por este crimen no ha recibido ningún castigo (González Jure). Porque aquí estamos en la dimensión desconocida. Los criminales no son juzgados. Los violadores a los Derechos Humanos terminan siendo Directores de Carabineros, quienes son el aparato represivo del Estado, los verdaderos criminales terminan en cargos de confianza ganando millones de pesos, maltratando a sus propios funcionarios con sueldos indignos. Es grave que un violador de los Derechos Humanos no sea investigado por este hecho y se persiga a un periodista”.

Atte.:

Sabrina Cereda
Jorge Molina

| Deja un comentario

La dictadura envenenaba presos políticos

GUILLERMO Rodríguez Morales, dirigente del MIR que fue envenenado en la Cárcel Pública en 1981

dictadura873_1Durante la dictadura se emplearon numerosos métodos de aniquilamiento físico y destrucción sicológica de opositores, entre ellos el envenenamiento con armas químicas, prohibidas por la ONU.

Eugenio Berríos, químico de la Dina, conocía ese engranaje para matar, pero fue ultimado por la Dirección de Inteligencia del Ejército (Dine) en Uruguay. Su cuerpo apareció en abril de 1995. El agente de la Dina, Michael Townley, también sabe demasiado y vive en Estados Unidos, país que no ha concedido la extradición por los crímenes en los cuales participó.

Ahora se conoció otro eslabón. El ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Alejandro Madrid, condenó a los militares Eduardo Arriagada Rehren y Sergio Rosende Ollarzú, a 20 años de cárcel en calidad de autores de homicidio calificado de los reos comunes Víctor Hugo Corvalán Castillo y Héctor Walter Pacheco Díaz, y en grado de frustrado de los ex presos políticos Guillermo Rodríguez Morales, Ricardo Aguilera Morales, Elizardo Aguilera Morales, Adalberto Muñoz Jara y Rafael Garrido Ceballos. Además, Joaquín Larraín Gana, Jaime Fuenzalida Bravo y Ronald Bennett Ramírez deberán pagar 10 años y un día de presidio si se ratifica el fallo del ministro Madrid.
Todo comenzó el 7 de diciembre de 1981 en la galería Nº 2 de la ex Cárcel Pública. Ocho reos presentaron síntomas de una enfermedad gastrointestinal. Las condiciones sanitarias en esa prisión eran deplorables. “Desde la galería superior chorreaban aguas servidas”, recordó Ricardo Aguilera a Punto Final.

Elizardo Aguilera fue el primero en sufrir vómitos y diarreas. Continuaron el día siguiente. Luego perdió el habla, tuvo doble visión y parálisis del cuerpo. Sin perjuicio de su gravedad “no fueron atendidos ni en la enfermería del penal, ni en la misma celda”, señaló el juez Madrid en su dictamen. El responsable de la Cárcel Pública era el coronel Ronald Bennett.
El estado de salud de Elizardo Aguilera se agravó y comenzó el calvario de sus otros compañeros. El 9 de diciembre siete de ellos fueron llevados a la enfermería de la cárcel.

INYECTARON LA BACTERIA EN LOS TOMATES

Los hermanos Aguilera habían llegado hacía pocos días, en prisión preventiva. “Yo todavía tenía las articulaciones de las rodillas reventadas, producto de los colgamientos en la Brigada Investigadora de Asaltos de la PDI”, puntualizó Ricardo. Se encontraron en la celda con Guillermo Rodríguez, condenado a presidio perpetuo por un Consejo de Guerra.
A las 19:03 horas del 9 de diciembre los trasladaron al hospital de la ex Penitenciería. Se informó que el reo común Víctor Hugo Corvalán Castillo murió en el trayecto. Sin embargo, Ricardo sintió el golpe seco de la caída de su cuerpo desde la camilla de la enfermería de la ex Cárcel Pública. No volvió a escuchar sus quejidos ni movimientos y “minutos después fuimos trasladados”.

El reo común Héctor Walter Pacheco Díaz, falleció el 10 de diciembre. Al día siguiente llegó un médico de la Cruz Roja Internacional. En el hospital penitenciario no entendían el cuadro clínico de los envenenados. Gendarmería decía “que habíamos ingerido pájaro verde(*). El profesional de la Cruz Roja dijo de inmediato que lo más probable es que fuera botulismo”, añadió Ricardo. Elizardo sufrió un paro respiratorio. Lo reanimaron y enviaron a la Posta Central.

Guillermo Rodríguez, debido a su gravedad, fue enviado el 10 de diciembre al Hospital San Juan de Dios. Requirió ventilación mecánica e hizo una neumopatía aguda. Fue transferido al Hospital Clínico de la Universidad Católica. Le apareció una úlcera corneal en el ojo derecho. En abril de 1982 se le paralizaron las cuerdas vocales.
Adalberto Muñoz Jara recuerda que en la cárcel recibieron víveres. “Guillermo preparó el almuerzo, que consistió en carne, papas, tomates y una conserva de papayas. Recuerda que sobró ensalada de tomates y la compartieron con los cuatro reos comunes que se encontraban en la celda contigua”.

Muñoz no se sintió mal el mismo día que sus compañeros, sino al siguiente. Coincidió con el día de visitas. Fue el único que las pudo recibir. Relató a su esposa lo que estaba sucediendo y le pidió que avisara a la Vicaría de la Solidaridad. “Alguien debe haber inyectado algo en los tomates, ya que ese fue el único alimento que se compartió con los reos comunes”, aseguró.
Gendarmería revisaba todos los alimentos que ingresaban al penal. “Fue responsabilidad de ellos la demora en la atención médica”, expuso Muñoz al tribunal.

LA TOXINA LLEGO A LA CANCILLERIA

Días antes un funcionario de Gendarmería, Juan Segura, a cargo de la calle 2 de la Cárcel Pública, aconsejó a Muñoz que no siguiera compartiendo con los otros reos de la celda. ‘Muñoz, cámbiese de carreta, no coma nada con ellos porque usted no tiene nada de político’, y me dijo que comiera solo”. Cuando regresó a la calle 2 se percató que ya no estaba el funcionario Segura.
A pesar del pacto de silencio, el juez Madrid logró desentrañar la forma cómo producía armas químicas. El proceso se inició con una querella presentada por los hermanos Aguilera, a la cual adhirieron las otras víctimas y sus familiares. Expusieron que fueron “elegidos como conejillos de Indias para probar la efectividad de un agente tóxico empleado como arma química”.
En la investigación por el asesinato del químico de la Dina Eugenio Berrios, un detective concurrió al Instituto de Salud Pública (ISP), entrevistó a numerosos funcionarios “entre los cuales estaba el químico farmacéutico Marcos Poduje Frugone, quien trabajaba en el departamento de liofilización”, consigna el fallo. Poduje reveló que los coroneles Joaquín Larraín Gana, director entonces del Instituto de Salud Pública (ISP) y Jaime Fuenzalida Bravo, director y jefe de seguridad, colaboraron con la Dina y la CNI “para fabricar armas químicas en el complejo que el ejército tenía en Talagante”, señalaba el fallo.
“En 1981, entre el 22 de julio y el 7 de agosto, el comandante Fuenzalida le telefoneó para que fuera a buscar un encargo a la Cancillería, que en la época estaba en La Moneda. Se le hizo firmar un documento y se le entregó un paquete pequeño (…) Al llegar al Instituto Bacteriológico (actual ISP), lo abrió y extrajo un tubo con la leyenda clostridium botulinum”. La guardó en un refrigerador por tratarse de una bacteria muy peligrosa, declaró.
El lunes siguiente llevó el tubo a la oficina del jefe del Departamento, Hernán Lobos, creyendo que él lo había solicitado. Sin embargo, Lobos desconocía el hecho, así que preguntó al coronel Joaquín Larraín. “El coronel se quedó con la toxina y nunca más supo qué pasó con ella”, puntualizó. Meses más tarde Poduje hizo el cuadro: la relacionó “leyendo la prensa, con la intoxicación de unos militantes del MIR”, expresó Poduje.

LABORATORIO SECRETO

En tanto, el coronel Larraín confesó a la PDI que entregó la toxina clostridium botulinum a pedido de Arriagada. Agregó que como las cepas no existían en el ISP, se solicitaron “a Brasil a uno de los tres institutos que se encontraban en la ciudad de Sao Paulo, al parecer, uno de nombre Butantan (…) Dichas cepas no es posible encargarlas de forma particular, es necesario hacerlo por medio de un organismo como el Instituto Bacteriológico”, detalló.
Poduje explicó que se refaccionó un viejo liofilizador por orden de Larraín. “Lo arreglaron y después lo llevaron a la Vicaría de Carabineros, una iglesia ubicada en calle San Isidro, y dejaron el aparato detrás del altar”.
Por su parte, Jaime Fuenzalida Bravo, dijo que en esa fecha existía un laboratorio de investigación a cargo de Arrriagada.

La PDI interrogó a la suboficial (r) Kathya Estela Medina Hidalgo, quien perteneció al Batallón de Inteligencia y confirmó la hipótesis de un laboratorio químico secreto del ejército. Declaró que fue creado en 1980 para producir bacterias y agentes patógenos letales, “a cargo del médico cirujano del ejército, general (r) Eduardo Arriagada Rehren (…) Hablaban de bacterias. El laboratorio estuvo en calle Carmen, en una casa militar antigua”, precisó. El laboratorio se encontraba cerca de la Alameda, en la Vicaría Castrense.
Siempre cambiaban de lugar al laboratorio. Después se enteró que se encontraba en la localidad de Nos, dentro de la Escuela de Inteligencia. Trabajaba con un suboficial y una secretaria empleada civil. En 1998 supo que se encontraba en otro un lugar, manifestó Medina.

El coronel (r) del escalafón de veterinarios Sergio Rosende Ollarzú, señaló que en 1977, aproximadamente, cuando “estaban malas las relaciones con Argentina, lo llamó a su oficina el responsable de la jefatura veterinaria, Eugenio Tastets Solís, quien le presentó al médico de sanidad doctor Eduardo Arriagada Rehren, donde se enteró que este último estaba a cargo de un proyecto de antídoto de ántrax”, expresó a los investigadores.
Este proyecto duró hasta 1991 y por ese motivo lo visitaba periódicamente el doctor Arriagada en su laboratorio. Rosende supo que cuando comenzó el proyecto, en 1977, Arriagada ya trabajaba para el Servicio de Inteligencia. Elena Eugenia Díaz Durán, empleada civil del ejército, fue destinada al laboratorio en calle Carmen a la altura del 300. Su superior directo fue Arriagada, que era jefe administrativo del laboratorio, y Rosende trabajaba en él.

En la Vicaría Castrense el laboratorio estaba ubicado en el segundo piso. Consistía en una oficina administrativa, dos baños y una sala que se ocupada de living. “La entrada principal era controlada por guardia militar todo el día”, precisó Díaz.
La función de Elena Díaz era administrativa: “Confeccionaba oficios y documentos varios como la orden del día; a veces por órdenes del doctor Rosende le ordenaban trabajar en los medios de cultivo, indicándole él mismo cómo debía realizar el procedimiento. Solamente le preparaba el agar que se dejaba en las placas, una especie de gelatina que una vez que se enfriaba, se esterilizaba y era dejada en el refrigerador”. Respecto “a lo más delicado, había un tubo donde se mantenía el cultivo de ántrax y este siempre permanecía en un refrigerador. El único que lo manipulaba con implementos de seguridad era el doctor Rosende (…) Los cultivos sembrados se mantenían con calor de estufas por dos días, crecían en este ambiente, luego se dejaban en frascos o en las mismas placas y se guardaban en el refrigerador”.

CARLOS ANTONIO VERGARA

(*) Bebida alcohólica preparada en base a destilado de alcohol de quemar.

(Publicado en “Punto Final”, edición Nº 873, 14 de abril 2017).

| Deja un comentario

Corrupción en Carabineros: las más de 40 alertas que nadie quiso escuchar

INVESTIGACIONES DE CONTRALORÍA Y CIPER SEÑALARON “ÁREAS DE RIESGO” ANTES DEL FRAUDE DE LOS $8 MIL MILLONES

Por : , y en Actualidad y EntrevistasPublicado: 16.03.2017

CIPER CHILE:  ciperchile.cl

17264198_1264705773618699_1813311132487942614_n

Aunque el alto mando fue elogiado por la transparencia con que manejó el fraude recién descubierto, nada se ha dicho por la falta de reacción ante más de 40 alertas que recibió desde 2010 sobre irregularidades internas. Compras con sobreprecio, sueldos con asignaciones indebidas, anomalías en la adquisición de vehículos, licitaciones dirigidas y fraudes en la construcción de cuarteles, son parte del menú que descubrieron decenas de inspecciones de Contraloría y reportajes de CIPER. La jefatura reforzó las unidades que manejan más recursos y les puso oficiales de inteligencia, pero no fue suficiente.

El robo a las arcas de Carabineros –hasta ahora cifrado en al menos $8 mil millones– no debió causar sorpresa en el alto mando. Aunque la jefatura policial informó el fraude con una transparencia que le granjeó elogios, nada ha dicho sobre su propia responsabilidad por no haber actuado más enérgicamente tras conocer más de 40 alertas que en los últimos siete años revelaron graves irregularidades en el manejo de los fondos institucionales, desorden en las cuentas y fallas en los sistemas de fiscalización.

Un total de 39 inspecciones de la Contraloría General de la República y 11 investigaciones periodísticas de CIPER mostraron estas falencias. En la mayoría de los casos, los responsables al mando siguieron sus carreras en nuevos puestos o se vieron obligados a dejar las filas, pero sin perder los beneficios del retiro. Los informes de la Contraloría fueron despachados con copia al Ministerio del Interior, cartera que tiene autoridad para intervenir en Carabineros, pero que en los últimos cinco años, pese al cúmulo de irregularidades denunciadas, nunca lo hizo.

Una evidencia de que en todos esos años el alto mando no protegió debidamente el patrimonio fiscal es que un oficial que hoy figura en la red que se apropió de los $8 mil millones, ya en 2012 había sido identificado por CIPER como uno de los involucrados en una compra de generadores eléctricos con sobreprecio, operación que según el Consejo de Defensa del Estado provocó un perjuicio fiscal de $928 millones. El comandante Ramiro Martínez Chiang integraba entonces la jefatura del Departamento de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC).

Bruno Villalobos, general director de Carabineros

Tras la publicación de CIPER, Martínez Chiang fue llamado a retiro. Pero la investigación interna de la policía no advirtió sus vínculos con el gigantesco fraude que ya entonces estaba en marcha y que recién ahora se ha conocido. Un oficial que cuenta con la confianza del actual general director de Carabineros, Bruno Villalobos, señaló a CIPER que Martínez Chiang recibió depósitos con dinero del fraude cuando ya había dejado la institución, razón por la cual no fueron detectados sus nexos con la red cuando se le investigó por la compra de los generadores.

La misma fuente reveló que el general Villalobos no ha recibido críticas del gobierno porque desde que asumió la jefatura, en 2015, impartió órdenes para intervenir las unidades donde CIPER y la Contraloría habían detectado manejos irregulares y corrupción. Esto, según la misma versión, habría provocado que los desvíos de dinero del millonario desfalco se detuvieran, de acuerdo con la investigación interna de Carabineros, a fines de 2015. En todo caso, si esa fue la fecha en que el fraude terminó de ejecutarse, aún no está claro por qué la investigación de la Fiscalía se inició recién en octubre de 2016.

Según la versión que se maneja en Carabineros, para evitar la corrupción en las unidades policiales que gestionan más recursos, el alto mando hizo varios movimientos estratégicos. El primero fue la creación de la Dirección de Compras Públicas, a fines de 2014, la que centralizó los procesos de licitaciones. Al asumir Bruno Villalobos como general director, se elevó el rango del Departamento de Cuarteles, que dependía de la Dirección de Logística, y se convirtió en la Dirección de Abastecimiento e Infraestructura. Esta nueva dirección está encargada de la construcción de cuarteles. Este movimiento fue la respuesta a un fraude que involucró más de $365 millones en la reposición de cuarteles en Aysén.

Villalobos también impulsó la separación del Departamento de Remuneraciones –epicentro del fraude de los $8 mil millones– de la Dirección de Finanzas. Actualmente, las remuneraciones están a cargo de un general inspector, quien a su vez es supervisado por el subdirector de Carabineros.

Villalobos proviene de las filas de Inteligencia de la institución y tras asumir como general director destinó personal de inteligencia a varios departamentos que manejan recursos millonarios. Es lo que ocurrió en la Dirección de Compras Públicas, donde asumió como jefe de gabinete el coronel René Ureta Toledo (quien hace una semana fue ascendido a la Dirección de Finanzas, en reemplazo del general Flavio Echeverría, quien fue separado del cargo por su responsabilidad de mando en el desfalco). Villalobos también instaló en el Departamento de Bienestar a un comandante de inteligencia a cargo de la supervisión de las viviendas fiscales y los créditos habitacionales.

Las alertas que Villalobos tuvo en cuenta para hacer esta serie de cambios, fueron variadas y todas de alto calibre. En octubre de 2013, un año después del episodio de los generadores eléctricos revelado por CIPER, la Dirección de Logística adquirió 29 carros blindados en US$3,5 millones. Los vehículos venían con serias fallas de seguridad y blindaje, lo que impidió su uso inmediato y motivó indagaciones por el riesgo de corrupción en esa compra.

El desorden en los gastos de la policía seguía dando campanadas de alerta. Un tercer reportaje de CIPER advirtió en 2015 que se compró un sistema para pinchar teléfonos por US$3,3 millones que presentó fallas. Un año después de su adquisición seguía sin funcionar y Carabineros, en vez de exigir al proveedor que se hiciera cargo, asumió a su costo las reparaciones.

Quien firmó el contrato de esa compra fue el general Marcos Tello Salinas, en ese momento Director de Logística. El episodio no significó una mancha en su hoja de vida: actualmente es el subdirector de Carabineros.

Las alarmas no solo fueron encendidas por investigaciones periodísticas. En los últimos cinco años la Contraloría General de la República realizó 39 auditorías a Carabineros. Hace una semana, cuando estalló el escándalo por el robo de dinero en la institución, el órgano fiscalizador elaboró una minuta en la que acusó que el desorden había sido avisado a tiempo:

En tales fiscalizaciones (la Contraloría) ha detectado irregularidades en materia de remuneraciones, pagos al personal, adquisiciones de radiopatrullas, mantención y repuestos de vehículos, reposición de retenes o cuarteles, compras de equipos computacionales, pago de remuneraciones a profesores en academias policiales, préstamos habitacionales, aspectos contables, uso de vehículos, uso y mantención de aeronaves policiales y procesos de compras de insumos, entre otros”, señaló la minuta elaborada por la Contraloría.

Jorge Bermúdez, contralor

CIPER revisó 34 informes sobre Carabineros que están disponibles en la página de la Contraloría, emitidos entre 2010 y 2016, y pudo refrendar las numerosas irregularidades detectadas. Por ejemplo, en un análisis realizado en 2015 a la Dirección Nacional de Logística se constató que entre 2012 y 2015 no se realizaron auditorías internas a las compras de esa sección; se detectó un contrato por US$1 millón para la compra de motos de tránsito que no fue publicado en el portal de Compras Públicas; aparecieron diferencias entre facturas y egresos por $82 millones y se denunció la omisión de información a la Contraloría por compras que sumaban $892 millones. Era solo una muestra.

En otra investigación de diciembre de 2015 la Contraloría dio cuenta de serias irregularidades en la construcción de cuatro retenes en Aysén: se realizaron pagos a una constructora por $365 millones sin verificar el avance de las obras. Además, se devolvió una boleta de garantía por otros $19,3 millones, a pesar de que esos trabajos no fueron terminados por la constructora. Finalmente, Carabineros firmó contratos directos con un tercero para habilitar los retenes. En este caso dos oficiales terminaron formalizados y detenidos por su eventual responsabilidad.

Otras auditorías dieron cuenta de desorden e irregularidades en el área de remuneraciones, unidad en la que finalmente se produjo el gigantesco fraude ahora revelado. La Contraloría detectó la práctica irregular de pagar asignaciones específicas a todos los funcionarios de una región, a pesar de que no les correspondieran. Esta era una fórmula institucionalizada para abultar las remuneraciones y si se hubiese investigado a fondo lo que ocurría en esta unidad, probablemente el fraude actual se habría detectado antes.

Los informes de Contraloría también están plagados de pequeñas faltas: oficinas de Carabineros contratando TV cable premium con fondos fiscales, un mayor presionando a particulares para contratar a su propia empresa de seguridad, altos mandos utilizando vehículos policiales y funcionarios para sus mudanzas particulares, una esposa de un general recorriendo el río Calle Calle en una lancha institucional y un mayor utilizando carros policiales para ir a dejar a sus hijos al colegio. Una cultura de fraudes menores y granjerías que fueron tierra fértil para incubar la manga ancha que dio paso a la corrupción en gran escala.

LAS MILLONARIAS COMPRAS DEL TIC

El ex comandante Ramiro Martínez Chiang es uno de los 17 carabineros que el pasado domingo 12 de marzo entraron esposados a la audiencia en el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago. Pero no era la primera vez que se encontraba en el banquillo de los acusados.

En 2012, CIPER documentó en una serie de reportajes las millonarias irregularidades en las compras y contratos del Departamento de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de Carabineros (TIC). Martínez Chiang fue el jefe de Infraestructura de este departamento entre 2010 y 2012, e intervino en compras millonarias de productos con sobreprecio (vea el reportaje de CIPER “Millonarias irregularidades en las compras de una unidad clave de Carabineros). Por este caso, Martínez Chiang ha sido investigado en la causa que originalmente llevó el fiscal José Morales y que actualmente tiene en sus manos el fiscal Marcelo Carrasco, aunque no ha sido formalizado, según consignó una nota de Emol del pasado viernes 10 de marzo.

Solo entre enero y diciembre de 2011, la empresa Mellafe y Salas, gracias a un convenio marco con Carabineros, facturó más de $2.850 millones en productos con sobreprecio para el TIC.

Una de las compras más grandes se gestó a comienzos de 2011. Martínez Chiang, junto a tres funcionarios, recibió a dos ejecutivos de Mellafe y Salas en las oficinas del TIC. El objetivo del encuentro era entregarle a la empresa detalles de las próximas compras. El resultado: Mellafe y Salas tuvo tiempo para inscribir en el convenio marco el modelo de los generadores eléctricos que licitaría Carabineros y así adjudicarse la compra inicial de 295 unidades. La empresa cobró más de $2,3 millones por cada generador, a pesar de que en el mercado se vendían por la mitad de ese valor.

Mellafe y Salas recibió cerca de $700 millones en esa transacción, una cifra que después aumentó cuando la institución le solicitó 367 generadores más. Una posterior querella del Consejo de Defensa del Estado (CDE) concluyó que esa venta habría provocado un daño a las arcas públicas avaluado en $928 millones.

La investigación del periodista de CIPER Gustavo Villarrubia a las compras del TIC, que sumó seis reportajes publicados entre 2012 y 2014, también dio cuenta de otros proveedores privilegiados por relaciones de amistad, “contratos de palabra” y sobreprecios, que burlaron todos los controles internos entre 2008 y 2011.

Tras la primera publicación de CIPER en febrero de 2012, la institución anunció una investigación interna. El jefe del TIC en esos años, el coronel Iván Cortés, fue trasladado a la Prefectura Norte de Santiago. En junio de ese año se descubrió que Mellafe y Salas le había pagado un viaje a Japón a un funcionario del TIC con conocimiento de la jefatura. Al funcionario se le solicitó la renuncia y el coronel Cortés fue “llamado a retiro voluntario” (vea el reportaje “Los sobreprecios y contratos de palabra que provocaron la salida del tercer hombre de Carabineros). Pero a los generales en la línea de mando del TIC, nadie les pidió explicaciones.

Flavio Echeverría, general de Carabineros dado de baja

Los directores nacionales de Logística en los años en que se produjeron estas compras del TIC fueron los generales Aquiles Blu Rodríguez y Eduardo Muñoz Poblete. Ambos se acogieron a retiro en 2012. Lo mismo ocurrió con el Director de Finanzas, Iván Whipple, que dejó el puesto para que asumiera Flavio Echeverría Cortez, el general que encabezó durante casi cinco años la estructura donde se incubó el actual fraude que remece a la institución. Echeverría ahora pasó a retiro sólo por su responsabilidad al no haber advertido el robo y continúa al margen del puñado de oficiales que enfrenta a la justicia por el fraude.

La investigación de CIPER en el TIC apuntó a otro general responsable: Gerardo González Theodor, director de Planificación y Desarrollo entre 2007 y 2011. Desde ese puesto, González Theodor tuvo bajo su mando al TIC, hizo acuerdos de palabra con la empresa Mellafe y Salas para armar la nueva Central de Comunicaciones de Carabineros, saltándose el conducto regular, y monitoreó telefónicamente los contratos del departamento con Héctor Alegría Melo, un proveedor muy cercano al general que había sido acusado de estafa y presentaba un amplio historial de causas judiciales (vea el reportaje “Claves de la web de Carabineros y base de datos del personal policial en manos de un estafador).

En 2011 González Theodor fue ascendido a Inspector General y a fines de 2012 se acogió a retiro con un desahucio de $82 millones y una pensión vitalicia de $2,9 millones mensuales.

El fiscal designado en ese momento para investigar estos hechos al interior de Carabineros fue el general Julio Pineda Peña. Según testimonios recogidos por CIPER, Pineda no entrevistó a ningún general y se encargó de que el nombre de González Theodor no quedara en las actas, a pesar de que fue mencionado por subalternos. Desde 2016 Pineda es director nacional de Personal.

CARROS BLINDADOS, MOTOS Y RADIOPATRULLAS

No solo en el TIC se descubrieron irregularidades. Entre 2013 y 2015 CIPER continuó publicando investigaciones sobre dudosas compras bajo la Dirección de Logística.

En diciembre de 2011 el Director de Logística, Eduardo Muñoz Poblete, firmó un contrato por US$ 3,5 millones para adquirir 29 carros blindados a Automotores Gildemeister. Los vehículos entregados por la compañía tenían serias fallas de seguridad y no estaban blindados como lo exigían las bases técnicas (vea los reportajes “Carabineros gasta US$ 3,5 millones en carros blindados que tienen serias fallas de seguridad” y “Director de Logística de Carabineros confirma fallas de carros blindados que costaron US$ 3,5 millones).

Dos altos oficiales firmaron la recepción de los carros y el certificado de que todo estaba conforme: Carlos Carrasco Hellwig y Jorge Rojas Langer. En 2012 Carrasco Hellwig y Rojas Langer eran directores de Personal y Logística, respectivamente. Ambos continuaron ascendiendo. En 2013, Carrasco asumió como Inspector General y Rojas mantuvo su cargo como director nacional de Logística. En 2014, Carrasco se transformó en el segundo hombre de Carabineros, asumiendo como subdirector, y Rojas lo reemplazó como inspector general, quedando en el tercer lugar de la jerarquía. En 2015 Rojas Langer se acogió a retiro.

Otro carabinero involucrado en la millonaria compra de los carros con fallas de seguridad es Jorge Garrido Díaz. Su firma quedó estampada en la orden de compra que pagó los US$ 3,5 millones a Automotores Gildemeister el 25 de diciembre de 2011. De esa forma, la millonaria adquisición se selló en medio del relajo por la celebración de Navidad. El nombre de Jorge Garrido ya había aparecido en el radar de CIPER durante la investigación por las compras del TIC, pues era cercano al general que tenía el mando sobre ese departamento, Gerardo González Theodor.

Gerardo González Theodor, ex general inspector de Carabineros

Tras un incendio que destruyó el computador de González Theodor en octubre de 2012, distintos testimonios recogidos por CIPER indicaron que el aparato siniestrado contenía información sobre compras del TIC y acerca de millonarias adquisiciones de equipos con sobreprecio para el Plan Frontera Norte del Ministerio del Interior. Este último caso, revelado por CIPER días antes del incendio, provocó la renuncia del ex fiscal que dirigía el plan, Alejandro Peña, quien hoy actúa como abogado defensor de carabineros involucrados en el fraude (vea el reportaje“Ministerio del Interior licita equipos para detectar drogas y paga cerca de 400% de sobreprecio”).

Las revelaciones de CIPER sobre las compras del Plan Frontera Norte también provocaron la renuncia de otro ex fiscal que trabajaba para el Ministerio del Interior, Felipe Baeza, quien se habría entendido en muchas de esas compras directamente con Jorge Garrido Díaz, subdirector de Gestión, Control y Adquisiciones de Carabineros en ese momento.

Cuando se creó la Dirección de Compras Públicas en Carabineros, Garrido Díaz asumió como jefe de gabinete de su director, Jorge Vidal Varas. Actualmente, Garrido figura como director de Zona de Tránsito y Carreteras en la Región Metropolitana.

Otra compra irregular denunciada por CIPER se gestó en noviembre de 2013. A través de una licitación privada, Carabineros le adjudicó a la empresa Mipoltec la contratación de un sistema para pinchar teléfonos en US$ 3,3 millones, destinado al OS-7. Pero cuando Carabineros lo instaló, no funcionó (vea el reportaje “Carabineros pagó US$ 3,3 millones por equipo para “pinchar” teléfonos: lo instaló y no funcionó”).

Mipoltec era propiedad de Jorge Lorca, quien solo 10 meses antes de vender el sistema de escuchas se desempeñaba como técnico informático a cargo de efectuar la mantención de equipos que Carabineros había comprado a la empresa Tecnodata. Esta última fue la que en 2012 fue investigada por la venta con sobreprecios equipos para el Plan Frontera Norte.

Este contrato con Mipoltec es el que fue firmado el 5 de marzo de 2014 por el general Marcos Tello Salinas, hoy general subdirector.

LAPIDARIOS INFORMES DE CONTRALORÍA

El pasado martes 7 de marzo, un día después de que se conoció el millonario fraude que sacude a la policía uniformada, el contralor general de la República, Jorge Bermúdez, dictó la clase inaugural del año académico 2017 de la Escuela de Carabineros.

Hoy un periodista decía “¿y dónde estuvo la Contraloría?”, a propósito de las irregularidades que se han detectado y que se han puesto a la luz pública en esta institución. La Contraloría en estos últimos cinco años había hecho 39 auditorías en Carabineros. Muchas de ellas con consecuencias, con denuncias al Ministerio Público, otras con sumarios, otras con ningún problema. Pero la Contraloría sí había hecho su trabajo. Pero si se fijan, este es un trabajo muy ingrato. Porque a lo mejor esas 39 auditorías (…) tuvieron un efecto disuasivo, pero no fue total –sostuvo Bermúdez, según una cita publicada por El Mercurio.

Ante el contralor, en las primeras filas del auditorio, estaba el alto mando policial y el ministro del Interior, Mario Fernández.

CIPER solicitó a la Contraloría la copia de los 39 informes que esa institución declaró haber hecho a Carabineros antes de que estallara el fraude de los $8 mil millones. La respuesta fue que no estaban disponibles. Por ello, buscamos en la información pública de la web de la Contraloría, donde encontramos 34 informes finales de auditoría o investigaciones especiales realizadas a Carabineros, entre 2010 y 2016. Prácticamente todas estas inspecciones de la Contraloría detectaron desórdenes o, derechamente, faltas a la probidad. Varias de estas prácticas estaban institucionalizadas, como lo comprobaron los fiscalizadores de la Contraloría.

Carabineros

Así ocurría, por ejemplo, en la Región de Los Ríos, donde todos los funcionarios recibían como parte de su sueldo la gratificación especial de riesgo, correspondiente a un 10% del salario no imponible. Según la Contraloría, ese beneficio solo corresponde otorgarlo a los funcionarios “que se desempeñen en misiones de emergencia peligrosas de excepción”. Sin embargo, en esa región todos los efectivos vieron incrementadas sus remuneraciones mes a mes.

La investigación del órgano contralor (revísela aquí), de junio de 2014, da cuenta de cómo en la misma región otros 23 carabineros recibían la “asignación de máquina” sin cumplir con los requisitos establecidos en el reglamento: trabajar exclusivamente frente a la pantalla de un computador.

La misma práctica fue detectada en 2014 por otro informe del órgano contralor respecto de la Dirección Nacional de Personal en la Región Metropolitana: desde 1993 se otorgaba a todo el “personal de fila” la asignación de riesgo, bajo el nombre de “Asignación Zona Metropolitana”. La Contraloría no calculó los dineros irregulares pagados a todo el personal desde 1993, pero sin duda la cifra es gigantesca (revise aquí el informe sobre la Dirección Nacional de Personal, de marzo de 2015).

Dentro de su programa anual de fiscalización, la Contraloría revisó las compras de vehículos hechas por Carabineros durante 2014. La sumatoria de irregularidades fue abultada: se adquirieron 30 radiopatrullas Dodge antes de que fueran tramitados los actos administrativos que aprobaban el pago, es decir, primero se hizo la compra y luego el papeleo para que pareciera una operación en regla: según la Contraloría esta práctica generó un déficit presupuestario de US$124 mil.

En este informe sobre compras de vehículos, también se detectaron otras anomalías: el contrato para la compra de 63 motos de tránsito a Williamson Balfour Motors, por US$1 millón, no fue publicado en Mercado Público; garantías de contratos no fueron registradas en la contabilidad; en los últimos tres años (2011–2013) no se habían realizado auditorías por parte de la Contraloría Financiera interna; diferencias entre facturas y egresos por $82 millones, y omisión de información entregada por la Dirección Nacional de Logística a la Contraloría sobre compras de vehículos que sumaban $892 millones: 30 radiopatrullas, un camión transportador de explosivos y dos mini buses (revise aquí el informe de Contraloría).

Otra investigación especial realizada a la jefatura de Carabineros de la Región de La Araucanía (de septiembre de 2016) da cuenta de las presiones del mayor de la 7ª Comisaría de Villarrica, Jaime Valenzuela Anders, para que particulares contrataran una empresa de seguridad que es de su propiedad. El notario de Villarrica, Francisco Muñoz Flores, declaró que luego de sufrir varios robos el mayor Valenzuela Anders le recomendó contratar los servicios de su empresa. Lo mismo hizo con el administrador de obra del Condominio La Puntilla, Cristián Salvo Córdova.

El informe de Contraloría (revíselo aquí) señala que solo se alcanzó a firmar el primer contrato, con el notario de Villarrica, por $1,5 millones mensuales. Luego de que estallara públicamente el caso, el mayor figura con un traslado: en diciembre de 2016 asumió como comisario de la 1ª Comisaría de Curicó.

En junio de 2014 la Contraloría emitió un informe sobre irregularidades denunciadas en la 15ª Comisaría de Buin, en la Región Metropolitana. Se comprobó que en 2012 el mayor Ignacio Núñez Soto, utilizó vehículos policiales para trasladarse a diario a su casa y para ir a dejar a sus hijos al colegio. Carabineros lo sancionó con un “llamado de atención”. El informe de Contraloría dejó constancia de que las hojas de ruta de los vehículos de esa comisaría no siempre registraban las firmas de autorización, ni el origen ni destino de los viajes, lo que implica que los hechos “dan cuenta de una falta de fiscalización y de vigilancia de los vehículos de Carabineros de Chile“.

La misma falta de control sobre el uso de los vehículos policiales se detectó en un informe de julio de 2013 sobre la V Zona de Carabineros (Región de Valparaíso). En ese documento la Contraloría señala: “Para los vehículos de comando asignados al uso de los oficiales generales, oficiales superiores, oficiales jefes o jefes de otros servicios de la institución, la citada repartición no elabora una hoja de ruta que permita verificar el correcto uso de tales bienes fiscales, lo que también da cuenta de falta de control sobre los mecanismos para gestionar tales registros” (vea ese informe aquí).

En enero de 2016 la Contraloría emitió un informe sobre la Academia de Ciencias Policiales (Acipol). Ahí detectó que el ex director de la Academia, Marcello Palavicino Lasarte, se auto contrató como docente y emitió dos boletas por su participación en un seminario (por poco más de $2 millones en total, pero una no se habría cobrado). El 4 de septiembre de 2015 fue trasladado como jefe a la Oficina de Informaciones de la Región Metropolitana. El informe dio cuenta, además, del pago de poco más de $7 millones a profesores que no tenían carga académica. También se cuestionó el pago de $7,4 millones a 20 docentes, ya que algunos recibieron más dinero que el correspondiente a sus horas de clases  (revise aquí el informe sobre la Acipol).

El coronel Palavicino Lasarte fue llamado a retiro el año pasado, según informaron a CIPER en la oficina de comunicaciones de Carabineros. Actualmente, aparece como gerente de la Consultora de seguridad MAP, donde se destaca “su trayectoria de más de 31 años en Carabineros”.

Los informes de Contraloría están plagados de otras irregularidades que no involucran montos millonarios pero que sí dan cuenta de la falta de control al interior de comisarías y oficinas de Carabineros. En julio de 2016 se emitió un informe que investigó una denuncia sobre mal uso de bienes fiscales para beneficio particular del mayor Richard Gutiérrez Lamilla. Se pudo comprobar que el uniformado utilizó un camión fiscal, a un cabo y a 15 alumnos de la Escuela de Formación de Carabineros para una mudanza particular.

La misma investigación chequeó la utilización de una lancha por parte de la cónyuge del general Pedro Larrondo Borsotto, quien recorrió el río Calle Calle para visitar las localidades de Niebla y Corral, para difundir las actividades de la Corporación de Ayuda a la Familia de Carabineros. La Contraloría dictaminó que eso no correspondía, ya que se trataba de una corporación privada.

FRAUDE EN LOS CUARTELES DE AYSÉN

Uno de los mayores hechos de corrupción detectados por la Contraloría se dio en el proceso para reponer cuatro retenes en la Región de Aysén (Villa Ortega, Coyhaique Alto, Isla Huar y Lago Castor). La investigación de la Contraloría fue publicada en diciembre de 2015, justo antes de que la Fiscalía tomara las riendas del caso y llevara a dos ex funcionarios policiales a prisión preventiva.

El informe del órgano contralor dio cuenta de cómo se pagaron dineros a la Constructora CGM sin supervisar el avance de las obras. Los retenes nunca fueron terminados por esa empresa. El informe del órgano fiscal también detectó que se había devuelto una boleta de garantía a la misma constructora, por $19,3 millones, sin chequear la existencia de un acta de entrega del retén de Villa Ortega.

carabineros-3La Contraloría concluyó que el servicio solventó obras cuya existencia no fue acreditada, por un monto de $365 millones. También constató que se aceptó una recepción provisoria del retén de Villa Ortega, a pesar de que existían partidas no ejecutadas (pero ya pagadas). Recién 533 días después de vencida la fecha de entrega del retén de Villa Ortega se puso término anticipado al contrato. Debido a esto se firmaron tratos directos con la Constructora Grossman, para que se terminaran las obras.

Para identificar a los funcionarios responsables se ordenó un proceso disciplinario, el que se acumularía al sumario administrativo que ya se había iniciado. Se estableció que el coronel Félix Flores Santis y el ex coronel Christian Bustos Morgado no ejercieron un control jerárquico permanente sobre los hombres a su cargo (vea acá el informe de Contraloría).

En septiembre de 2016 el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago dejó en prisión preventiva a Christian Bustos Morgado y al ex mayor César Rojas Gaete, luego de acusarlos por fraude al Fisco, cohecho y negociación incompatible. La tesis de la Fiscalía es que los dos se habrían concertado para adjudicar de manera irregular la licitación. También fueron imputados el representante legal de la Constructora CGM, Cristián Gutiérrez, y el inspector técnico de obras de Carabineros, Francisco Pizarro. Ambos quedaron con arresto domiciliario total (ver nota publicada por Emol).

Por el cúmulo de irregularidades descubiertas por la Contraloría en los últimos cinco años, el comunicado que el órgano fiscalizador emitió apenas se conoció el enorme robo que ahora investiga la justicia fue un duro golpe para el alto mando. La declaración no solo detalló que sus informes dieron pie a “sumarios, denuncias penales y correcciones de procedimientos”. También recordó que sus auditorías “permiten ir acotando las áreas de riesgo”. De esta forma, dejó en evidencia que las áreas de riesgo en Carabineros estaban muy claras y que las correcciones, si las hubo, fueron insuficientes.

| Deja un comentario

Frente Amplio: ¿ni de izquierda, ni de derecha?

17353276_1803371716657424_6577417930154367095_n

 

No es la primera vez que emerge ese discurso en nuestro país, lo hizo la concertación en 1989 en su campaña presidencial de Patricio Aylwin, abandonó su discurso de izquierda, se llenó de nuevos bríos europeos cuando instalan la teoría de la “Renovación Socialista” de los años 80 de Tony Blair y Anthony Guidden. Años más tarde lo hizo La Surda cuando se estaba descomponiendo como propuesta politica entre los años 2000 y 2005 y luego terminaron trabajando la campaña de Michelle Bachelet y entraron en masa a su primer gobierno del 2006 al 2010. Si vamos más atrás en la línea del tiempo fué el discurso que levantó Carlos Ibáñez del Campo en 1952 en la campaña presidencial de su segundo gobierno, su estrategia se basaba en no hacerse apoyar ni por la izquierda, ni la derecha clásica…

Levantó una campaña populista que tuviera la demanda de la izquierda del período y la inyección económica que precisaba el empresariado respaldado por la CORFO. De esa manera tenía comiendo de su mano al gallo rojo y al gallo negro. La idea de Carlos Ibáñez del campo era ubicarse en el centro. A los dos años de gobierno ya estaba gobe rnando para los grandes monopolios, pero por otra parte dejó contento al Partido Comunista al derogar la ley de defensa de la democracia también conocida como la “Ley maldita” que creara Gabriel Gonzales Videla para dejar fuera del parlamento a los Comunistas en 1947 (en plena guerra fría y por mandato del presidente de EE.UU. Harry Truman).

Volviendo al gobierno de Ibáñez del Campo se situó en una posición tercerista (al medio o al centro de las dos grandes posturas: Izquierda Vs Derecha) su objetivo fué ganarse las grandes masas electorales, sobre todo a los sectores más despolitizados, cosa que consiguió sacando un aplastante votación cercana a los 500 mil electores. Superó lejos a la derecha que sacó cerca de 350.mil votos. Allende sacó solo 50 mil votos. Quienes mantenemos viva la memoria histórica de las luchas de nuestro pueblo recordamos la masacre del 2 y 3 Abril de 1957. Ibáñez cerco en el centro de Santiago haciendo una encerrona a los estudiantes que protestaban, instalando nidos de ametralladoras punto 30 en plena Alameda y Mapocho, desato una de las grandes masacres “en período democrático”.

EL FRENTE AMPLIO Y LA ESTATEGIA TERCERISTA

Creo que el Frente Amplio en el actual contexto histórico quiere rescatar la estrategia que utilizó entre 1988 y el 2000 La Concertación que es la postura tercerista, ubicarse al centro del Vs Izquierda-derecha. El objetivo es llegar a los sectores despolitizados que en el actual período que es bastante más de lo que imaginamos, Con una derecha desprestigiada por sus relación con la dictadura y los millonarios negocios de Sebastián Piñera en su gobiernos de 2010 al 2014 y una Nueva Mayoría (ex Concertación democrática) agotada con 5 gobiernos a cuesta que ya no tiene nada que ofrecer. La descomposición de una izquierda institucionalizada como el Partido Socialista y el Partido Comunista coludidos con la corrupción institucional y desprestigiada por sus instrumentos que controlan la CUT para frenar las demandas de los trabajadores. El control que hacen de los instrumentos del Estado para frenan las demandas de las masas.

El Frente amplio no se posiciona, ni se identifican dentro de la izquierda clasista y revolucionaria (que sigue existiendo), sino que se posiciona bajo un contexto reformista (en el buen sentido, sin ser peyorativo) creen, piensan que la institucionalidad chilena permite las reformas. Que basta con las buenas intenciones y los deseos, pero abandonan un análisis de la realidad concreta, histórica. Su apuesta es copar el espacio que abandonó la Concertación o la Nueva Mayoría, la apuesta Tercerista, ubicarse al centro de la lucha de clases, ni a favor de los trabajadores ni a favor de los empresarios. Es resucitar el modelo agotado de los años 80 y 90 de la Renovación Socialista en Europa e importada a Chile y latino América.

Dentro de los grupos que participan de la construcción del Frente Amplio están los teóricos de la Surda, también están los liberales (ojo son de derecha). De ahí nace la idea que el F.A no debe teñirse de rojo, hay que dar cobertura a la derecha democrática. La derecha liberal que históricamente se ha confrontado con la derecha Conservadora. No olvidemos que durante el período del gobierno de Salvador Allende la derecha Liberal hizo una tregua con la derecha conservadora y, en alianza, impulsaron el Partido nacional que fue el opositor más férreo contra el gobierno de Salvador Allende. La derecha liberal estuvo en contra de Allende y durante la dictadura no sacaron la voz, muchos de ellos participaron del gobierno de Pinochet. Hoy una expresión de esta derecha liberal quiere ocupar un lugar en el Tercerismo que impulsa el Frente Amplio, pero con una exigencia que el F.A no esté controlado por la izquierda….

¿Uno se pregunta a qué obedece esas concesiones a la derecha liberal dentro del Frente Amplio?, si los liberales tienen una insignificante votación. La pregunta queda abierta

| Deja un comentario

Las elecciones municipales profundizan la quiebra entre la presidenta y sus partidos

1477277021_252068_1477277420_noticia_normal.jpg

Montserrat Rollano

La Democracia Cristiana congeló su participación en las reuniones del bloque a la espera de un cónclave citado para este jueves. Voces de otros partidos oficialistas critican la defensa que Michelle Bachelet hace de su equipo político.
Un tenso “día después” de los comicios municipales fue el que se vivió en el oficialismo. Suspensión de reuniones, y declaraciones cruzadas marcaron la jornada luego de la derrota sufrida a manos de Chile Vamos.

La Democracia Cristiana anunció que suspenden su participación en las reuniones del bloque. La decisión viene a confirmar la crisis que se vive en la Nueva Mayoría.

Las declaraciones de la Falange no dejan lugar a dudas: “Habíamos planteado ya la semana pasada la necesidad de una relación distinta, de mayor conversación y diálogo y en particular con la Democracia Cristiana. Entonces, lo que hemos señalado es que vamos a citar a este consejo nacional el jueves para abordar esta situación como partido y, mientras tanto, no vamos a participar en las reuniones de coordinación del gobierno, de las actividades, como una señal concreta”.

No solo la Falange cuestiona al Gobierno. Los escándalos provocados por el cambio del domicilio electoral de 463 mil chilenos, sumados al “ajuste ministerial” realizado por Michelle Bachelet fueron la antesala de unas elecciones para el olvido.

El bloque de gobierno no solo sacó menos votos que en 2012, sino también perdió en cantidad de alcaldes elegidos y porcentaje de concejales. Además, se quedó sin comunas emblemáticas como Santiago, Providencia, Maipú y Ñuñoa.

Con todos esos números sobre la mesa, las explicaciones las dio la jefa de Estado rodeada de simpatizantes y secretarios de Estado. Ningún representante de la Nueva Mayoría la acompañó a reconocer la derrota.

El día después, todos se quejaron.

En ese marco, durante la jornada comenzó a tomar fuerza la idea de la salida de algunos de los integrantes del comité político, algo que uno de sus integrantes, el titular de Hacienda, Rodrigo Valdés, no quiso descartar.

“Hemos analizado cuidadosamente los resultados. Ya tendrán más versiones de la reunión, ha sido una mañana de reflexión. Nosotros siempre vamos a estar disponibles para lo que la Presidenta decida, hemos tenido una reflexión profunda hoy día, reflexión que tiene que continuar”.

Mientras, desde los partidos realizaban sus propios análisis sobre la compleja situación en la que se posiciona el oficialismo, a raíz de los resultados electorales.

Antes de anunciar la suspensión de participación, Carolina Goic explicaba que hubo un error en “presidencializar” las municipales apuntando a la figura del ex presidente Ricardo Lagos, cuya candidatura, aseguró, se hace cuesta arriba y está en condiciones muy complejas. Asimismo, la líder de la Falange pidió que exista una autocrítica desde el Gobierno.

“Nosotros hicimos una crítica desde el punto de vista constructivo. No la hicimos hoy día, la hicimos la semana pasada como Democracia Cristiana y yo espero que esa autocrítica esté también en el Gobierno (…) eso es lo que hay que hacer y eso tiene que tener también consecuencias que den cuenta de cambios sustantivos en la gestión, en prioridades, en formas de hacer las cosas”.

Una visión en la que coincide su par del Partido Radical, Ernesto Velasco, para quien parte de la responsabilidad en estos resultados recae en la gestión del Gobierno.

En esa línea el dirigente político enfatizó que la Nueva Mayoría debe realizar una profunda reflexión y una autocrítica que se haga cargo de los problemas que se han suscitado durante los últimos meses, y que tienen a la coalición gobernante sumida en una crisis.

“Creo que el Gobierno tiene una altísima cuota de responsabilidad en todo lo que ha ocurrido. Yo creo que es evidente que en el último tiempo ha habido muchos errores que no tienen que ver sólo con el padrón electoral (…) hoy día no hay posibilidades racionales de proyectar una coalición que ha sufrido una derrota electoral, nuestra única oportunidad es tener la humildad y la autocrítica de rectificar”.

El líder del PR indicó además que el cambio de Gabinete dos días después del episodio del padrón electoral, fue un error producto de la soberbia y que generó mucho daño en la coalición.

Asimismo, manifestó que la Presidenta tiene que tener un nuevo trato con los partidos y hacer cambios de fondo, apuntando al comité político el que a su juicio “está totalmente superado por la realidad”.

En este sentido, el objetivo principal de gran parte del oficialismo es el ministro Secretario General de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre, uno de los últimos “sobrevivientes” del círculo de confianza de la Presidenta, y sobre quien recaen las mayores críticas, tal como lo señaló el diputado de la DC Patricio Vallespín al referirse a los errores en el padrón electoral.

“Creo que en el comité político Nicolás Eyzaguirre supo de este tema y no tomó las acciones ni fue capaz de ponderar, como en muchos otros casos, la implicancias que tenía, y en el escenario actual creo que el comité político debiera estar muy en entredicho y ojalá fueran capaces, autónomamente, de dar un paso al lado, pero parece que no es la costumbre en este gabinete”.1477277021_252068_1477277420_noticia_normal.jpg

Por su parte, el jefe de bancada de los diputados de la DC, Fuad Chahín, señaló que es necesario hacer “un cambio profundo” en el comité político. Si bien, en un principio el diputado de la Falange declinó personalizar en algunos secretarios de Estado, luego apuntó sus dardos al ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes.

“Tenemos un ministro de Economía que ha sido un cero a la izquierda. Cuál ha sido su aporte: cero, nada y, sin embargo, sigue ahí ganando sueldo, ganando viáticos sin hacer nada. A mí me parece absolutamente incomprensible”.

Consultado Chahín sobre el “blindaje” realizado por la Presidenta este lunes a su comité político, el parlamentario concluyó: “No hay peor ciego que el que no quiere ver”.

Pese a todas estas críticas, la Presidenta mantiene su decisión.

De hecho, en una actitud inusual, al ser abordada por la prensa, se refirió a estas controversias con el oficialismo enfatizando que cada quien debe asumir su responsabilidad y no achacársela a tres o cuatro personas, en alusión al gabinete político.

“Yo soy la Presidenta y voy a tomar las decisiones que yo crea que debo tomar, pero también yo quiero decir que suponer de que los resultados de ayer son responsabilidad de 3 o 4 personas me parece que es un análisis superficial. Aquí cada cual tiene que ver sus responsabilidades, nosotros como gobierno vemos las nuestras, las distintas organizaciones verán las propias”, dijo mostrando distancia sobre lo que puedan pensar en la Nueva Mayoría.

| Deja un comentario

El precario triunfo de la cobardía

unnamed

Politika

Los corruptos lograron el poder en Brasil: el mundo de los grandes negocios celebra. Lo que recuerda el verso de Guillén:

Juran los que te matan que eres feliz… ¿Será verdad?

El mismo tipo de malandras que hace 43 años asesinó la democracia y un Presidente en Chile para imponer el poder de los privilegiados. Lo que trae a la memoria otro verso de Guillén:

Ay, yo bien conozco a tu enemigo, el mismo que tenemos por acá…

Dilma Roussef ya había sido juzgada. Por militares cobardes, que escondieron su rostro (ver foto). Ahora, quienes manejan los hilos del complot también se esconden. Los que aparecen en la TV son los mandados, los esbirros, los sicarios.

Mensaje desde Brasil


En esta foto Dilma Rousseff era juzgada por un tribunal militar a fines de los años 60. Tenía 21 años. Los militares cubren sus rostros. No por vergüenza, sino por cobardía.

Hoy, casi 55 años después, Dilma es juzgada nuevamente. Los verdugos que se tapan la cara parecen ser los mismos: Hombres, Blancos, Oligarcas, Clasistas, Pechoños de día domingo. Son los herederos de la misma clase esclavista que quisiera volver a los privilegios de hasta antes de Pedro II.

Los verdugos, que vuelven a tapar su cara frente a la vergüenza de la cobardía, hoy vuelven a dar un golpe de estado: legal, jurídico, blando, institucional, blanco, como quieran llamarle. Pero un Golpe de Estado a fin de cuentas.

No se trata de defender a Dilma, o el Partido de los Trabajadores bajo el manto de que instauró o no el Socialismo en Brasil. Ni Dilma, ni Lula, ni el PT asaltaron el Palacio de invierno, y cometieron errores: Y puta que cometieron errores. Pero el logro más grande –ese que los revolucionarios de panfleto no ven– es que con todas sus limitaciones, el Partido de los Trabajdores, Lula y Dilma les entregaron lo más importante que puede tener una persona, la Dignidad.

La dignidad de tener un trabajo, la dignidad de tener una casa, la dignidad de salir de la pobreza, la dignidad de ser incluidos y sentirse parte de algo. Nadie pensó que algún dia en Brasil existiría la Dignidad para que un obrero, un tornero mecánico, salido de una fabrica llegara a ser Presidente de la Republica: El 2002 probó exactamente todo lo contrario.

Hubo un proyecto que intentó recuperar, reconstruir, pero por sobre todo entregar algo a quienes nunca en su vida han sido considerados en nada, y que parecen ser nada más que una cifra de un mal indicador.

Menudo desafío nos entrega como Izquierda esta situación. Podemos reflexionar sobre los errores, las causas, las consecuencias pero por sobre todo, para la izquierda, para quienes somos Socialistas nuestra defensa y compromiso irrestricto es siempre con la Democracia, con los Procesos Democráticos de Cambio Social, con el Partido de los Trabajadores, con Lula, y hoy con Dilma.

No hay medias tintas.

| Deja un comentario